A ver esto es lo que sé de los condenados por lo que he oido de personas que han tenido experiencias cercanas con ellos, por algunos cuentos que he leido y por algunas clases de literatura quechua que recibí en la universidad, así que espero que hayan comentarios que contradigan o apoyen lo qué sobre ellos. Ustedes también tienen la palabra.

Los Condenados – paráfrasis de un relato recopilado por José María Arguedas.

Algunos de ustedes deben haber oído de la historia “mi abuela y un condenado” que recopiló José María Arguedas en quechua “awylaipa condenadumanta”, pues bien utilizaré como excusa este relato para contarles otras cosas que aprendí sobre este personaje de la cosmovisión andina.

En el relato  mencionado se cuenta la historia de una mujer, la abuela de quien narra. Esta mujer trabajaba cuidado animales en el cerro junto a su hermano mayor, la esposa de este y su hijo (que era un niño pequeño). Dice la historia que un día esta jovencita vio a una mujer que descendía por un camino por donde ya no habitaba nadie, entonces, como se estaba haciendo tarde la llamó para que se alojara en su casa del cerro. Por un momento la mujer no le hizo caso, pero al tercer llamado aceptó con una señal y subió. Cuando la jovencita le contó a su hermano y los demás que había llamado a la mujer, el hermano entró en alerta y pensó que tal vez se había llamado a un condenado y la familia entera entró en alarma.  En las casas del cerro se arma un fogón para cocinar fuera de la casa, cuando la mujer llegó a la casa de esta familia no pudo entrar, la familia notó que le temía al fuego y le sirvieron de comer fuera de la casa. Cuando la mujer estaba comiendo notaron que el caldo se le caía en la pechera, se agacharon para verle el rostro, que hasta entonces estaba escondido de la vista, y notaron que no tenía cara, que era una calavera y se persignaron porque supieron que en efecto se trataba de un condenado.

La familia se metió a la casa y desde ahí avivaban el fuego de la entrada para que el codnenaro no pasar, mientras fuera el condenado gritaba y mordía las piedras furioso para que lo dejaran entrar reclamando el haber sido llamado. Así gimió y gritó el condenado hasta la primera luz del día y se fue al amanecer no sin antes haber sorbido los sesos de una oveja tierna.

La historia que agrega José María Arguedas en su transcripción, dice que como eran cuatro las personas de la casa -dos hombre y dos mujeres – se salvaron, porque sino el condenado les hubiera sorbido los sesos a todos.

¿Les gustó la historia? ¿Tú también has pasado como el personaje de la narración de Arguedas un encuentro con un condenado o te han contado una historia de este tipo? Ahí te va otra historia.

Esta me la contó mi guia cuando íbamos por Cusco, bueno rumbo de regreso al hotel con nuestro grupo de promoción.  No es en si una historia sino una suerte de descripción de lo que se trata un condenado.

– Raven, cuéntanos una historia de terror, así extraña de por acá.

-A ver, miren afuera, en un momento vamos a pasar por una casa. – Esperamos y vimos, nada sobrenatural.

-¿Y?

– Pues bien, ahora no se aprecia bien, pero la gente no suele pasar por ahí

-¿Por qué?

– Pues porque en esa casa pasó una historia de condenados y aún en las noches sigue pasando.

-Cuenta

– Verán, hace muchos años un señor se quedó a dormir en esa casa porque ya era muy tarde para regresar a sus casas, han de saber que cuando es muy tarde las personas del campo prefieren quedarse en grupos en un lugar seguro para evitar encuentro con los condenados.

-¿Con quienes?

-Con los condenados, ahora les cuento. Ese señor se quedó en esa casa, estaban durmiendo y de repente  se despierta, estaba todo oscuro y siente como si hubiera alguien más con él, hace luz con algo que tiene ahí y ve que hay un bulto negro en la casa.  La luz no dura mucho, la vuelve a encender y ve que el bulto se va acercando. El hobre empieza a sentir miedo, se ha dado cuenta de que es un alma en pena, entonces saca su cuchillo y se pone a hacer ruido para asustar al condenado y se pone a rezar….y a decir lisuras en voz alta,  sigue asustado, pero el condenado no logra tocarlo y él logra salir de la casa a salvo al amanecer. Por eso nadie se queda en esa casa, durante el día la casa está normal, pero en las noches las tejas se voltean y dicen que el condenado va a ese lugar, que las tejas se volteen es eseñal de que él está ahí.

– Asu y Raven ¿Qués es un condeando? Es un alma en pena dijiste ¿no?

– Sí, es un alma en pena, pero no como todas, esta ha muerto en pecado mortal. Durante su vida ha sido muy mala,  por lo general un condenado es una persona que ha cometido insesto y que cuando muerre su alam no puede descansar en paz y regresa a llevarse a la persona con la que cometió el pecado.

-¿Cómo así?

– Les voy a contar un caso. Dicen que hubo una vez una pareja, padre e hija que habían vivivo una vida incestuosa, entonces el padre muere, la familia de la hija queda preocupada porque saben que va a venir por ella, entonces encierran a la chica en un cuarto sin ninguna posibilidad de que alguien entre y/o salga y al padre muerto lo echan boca abajo en una fosa con agjas en los ojos y atado de pies y manos para que no pueda escapar y para que la hija se quede a salvo, así es por una semana, a veces más hasta que estén seguros que el condenado no vendrá por ella. Si viene tienen que hacer otras cosas para que no se lleve a la chica.

– ¿Como cuales?

– Varias, el condenado viene para chuparle el ánima, así que algunos le dan algun animal en reemplazo, pero a veces no funciona, sino también simplemente alejarlo lavando toda su ropa o botándola o dejando su ropa en el camino por elq ue transitó en vida para que vuelva sus paso y pueda descansar en paz. Y si no funciona pues simlemente hacer como el hombre que se durmió en esa casa y rezar y maldecir al condenado cuando se aparezca haciendo ruido con cosas filosas para que se asuste y se vaya, per puede volver.

_____________________

AHORA TE TOCA A TI, cuéntame una historia de “condenados”

Mira más sobre los Condenados dando clic aquí

Es un artículo de Cuéntame una Historia

comentarios
  1. Jimmy dice:

    esta chevere tu blog wen

  2. Luia dice:

    Antes los escúchaba, si ellos están cerca tu los escuchas lejos, y si están lejos tu lo escuchas de cerca. Solo mi mama y yo lo podemos escuchar en mi familia, ya que las ve es que yo escúchaba en la calle algunas personas no escúchaba nada. Nunca Tube la oportunidad de verlos pero escuchar su llanto de lejos es horrible ya que puede estar a tu costado y tu ni cuenta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s