Tres días: La despedida de los muertos

Publicado: 30 julio, 2015 en Historias sobre fantasmas en Hospitales
Etiquetas:, , , , , , , , ,

hospital-555092_1280

 

X es enfermera y en ocasiones tiene historias interesantes para mí que me traen recuerdos de algunas historias que la gente cuenta. La última historia de X me recordó ese mito que dice que los muertos tardan 3 días en irse de este mundo definitivamente, es decir que luego de muerta una persona su alma no termina de irse de esta tierra hasta tres días después ¿Lo habían oído? Les contaré la historia de X.

Aquel día, X como enfermera, atendía a pacientes terminales de cáncer en el hospital en el que trabaja, uno de los más conocidos de Lima. X le dio aquella vez al paciente una dosis  (indicada por el médico) para prácticamente sedar al paciente y que no sintiera dolor durante su agonía. Tras administrar el cóctel de medicinas los familiares del paciente ingresaron a la habitación para despedirse y X estuvo atenta hasta el final pues era su deber. La despedida fue muy cruda y X no pudo evitar conmoverse. Los familiares se fueron y el paciente siguió profundamente dormido.

A los pocos días el hombre con cáncer terminal falleció y X no se enteró sino hasta la noche de su guardia, un día después de su muerte. X descansaba unos minutos de su guardia en un cuarto especial que tienes para las enfermeras en aquella clínica. En los quince minutos que tenía de descanso hasta hacer su nuevo recorrido, X pudo sentir una extraña respiración en su oído. Era de madrugada y no había nadie más en la sala de descanso y X tuvo la sensación de que se trataba de aquel paciente que había visto ser despedido. X, conocedora de las enseñanzas de su abuela, sobre espantar fantas, dijo algunas lisuras y ordenó al extraño ser retirarse. Acto seguido, X se paró, fue hacia la puerta del descanso y “Zas” La puerta se abrió de golpe y una de las técnicas apareció empujando con fuerza.

La técnica se disculpó por haber golpeado a “X”, pero “X” se extrañó porque realmente no la había lastimado ya que se encontraba a algunos metros aún de ese lugar del área de descanso. La técnica entonces se extrañó y dijo que había estado tratando de abrir la puerta por varios minutos y viendo que no podía había empujado y habría jurado que había chocado con algo antes de terminar de abrirla.

 

X supo que al día siguiente el suceso se repitió con otra enfermera que tuvo el turno nocturno. Un día después del tercer día de la muerte del paciente, X tuvo una nueva guardia nocturna y nada extraño pasó esta vez en la sala de descanso para enfermeras del hospital, el espíritu aparentemente, ya se había marchado.

 

¿Conoces historias similares? Cuéntame una historia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s