Archivos de la categoría ‘Historias sobre Sustos’

la_chica_de_la_curva

 

Cuentan que a veces las personas que mueren de mala forma no saben que están muertas, entonces sucede que para aferrarse a esta vida, y notando que vagan sin sentido, se aferran a una persona con la que se identifiquen o a quien crean reconocer.

Alejandro tenía tan solo 14 año cuando sucesos extraños empezaron a sucederle. Al inicio, creyó que solo eran idean suyas: sábanas jaladas mientras dormía, la sensación de que se acostaban junto a él, que le respiraban en la nuca, etc. Pero las cosas cambiaron cuando la vio: la silueta de una mujer de cabellos muy largos que estaba siempre cerca de él.

Con el pasar de los meses la aparición no solo se conformaba con lo que empezó, ahora también había empezado a consumir la energía de Alejandro de tal manera que logró que bajara mucho de peso, que los ojos se le parecieran volados y que no pudiera conciliar el sueño.

Tanto era el capricho de la mujer por atrapar a Alejandro que un día, cuando Alejandro y su familia salieron de viaje a la sierra, Alejandro pudo verla siguiéndolo en el bus y sintió claramente como sus manos se agarraban de su cuello para no dejarlo ir. Los padres y los hermanos de Alejandro se asustaron y le creyeron cuando pasó esto porque pudieron ver las huellas de las manos de la mujer en su cuello.

La familia volvió de inmediato a su hogar por temor a que algo peor pudiera pasarle al hijo, y de inmediato acudieron a un curandero famoso de la zona, se llamaba Melanio y pese a que era viejo era un experto en practicar mesadas. Melanio pidió a los padres y a un pariente más que fueran pasada la medianoche a visitarlo con el hijo, y tras evaluar al hijo, le dijo a la familia que un espíritu errante de una mujer estaba aferrado a él y que no lo dejaría hasta matarlo. Si querían salvar a Alejandro, la única solución era practicar una mesa, un ritual a través del cual él se enfrentaría al espíritu de la mujer y lo obligaría a irse.

Las mesadas se hacen de noche, y aquella noche fue realizada. El viejo curandero tuvo un enfrentamiento de horas con el espíritu errante, hasta que al final logró que se soltara de Alejandro. Con los meses Alejandro recuperó la salud y el buen ánimo que siempre le había caracterizado.

Hace más de 15 años de aquel entonces. Don Melanio falleció ya hace un par de años, y ahora último Alejandro me cuenta que ha empezado a ver a la mujer nuevamente… ¿Ideas? ¿Realidades? ¿Sugestión? ¿Qué opinan de la historia de Alejandro?

Anuncios

Fue hace muchos años, cuando era pequeña y jugaba con mis primos en la chacra, al lado de la casa del abuelo. Las chacras de Ica son grandes, y las casas de las familias, no están tan cerca. La pampa también es grande. Ese día, jugábamos a las chapadas y escondidas, una mezcla de los dos juegos cuando de repente, se me ocurrió esconderme detrás de una especie de depósito que había en la chacra. Uno de esos depósitos de adobe que parecen un cuartito pequeño. El cuartito tenía todas las puertas y ventanas cerradas, con candados, como si se guardara algo muy importante, o peligroso dentro.

Mi curiosidad, me distrajo un momento del juego, y quise ver qué había adentro de ese depósito. Noté que había un agujero en uno de los ladrillos de adobe y me empiné para ver. Dentro había un hombre, o lo que parecía un hombre muy raro, al que se lo veía la cara, y de repente vi sus mano huesudas acercándose, estiradas hacia ese agujerito por donde yo miraba. El miedo me paralizó, pero seguí mirando hasta que pude ver uno ojos que asustaban y que parecían se muerto, y sali corriendo desde la chacra hasta la casa del abuelo, y no paré hasta esconderme debajo de unas mantas.

Los que jugaban conmigo, vinieron tras de mí, y los mayores también. Cuando me preguntaron qué pasó, solo dije que había un hombre dentro de la casa, que quería atraparme. Todos fueron a ver, quitaron los candados de la casa, pero no había nadie. Años más tarde, la casa se cayó con el terremoto de Ica, me pregunto si el hombre que vi y que no estaba allí habrá desaparecido con la casa, o estará penando por la chacra.

 
semillasY he aquí una de las cosas que nuestras mamás nos dicen de pequeños: “No te comas las semillitas porque te crecerá un árbol en la panza” Y luego nos preguntan por qué no queremos comer ciertas frutas…

Nenes, niños, niños viejos, obviamente es mentira, y hasta lo que podríamos llamar un “mito urbano” ya que es imposible que pase, las semillas, al ingresar al aparato digestivo se disuelven producto de los jugos gástricos que todos tenemos y obviamente es imposible que en tales condiciones crezca siquiera  una gramita.

¿A ti te traumaron de chiquito con este mito? (¿Capaz sigues traumado?) pues obviamente es un mito y una clásica mentira que dicen las mamás para evitar que los enanos se coman las semillas de las frutas que les dan. ¿Te la contaron? ¿te la creíste? Pues Cuéntame una historia

Si es de madrugada, estas solo,  tus puertas están cerradas y sientes que alguien te despierta, procura no abrir los ojos y si los abres, taparte los oídos y no oír, porque si estas muy necesitado y al borde de la desesperación, se te puede aparecer el Supay (diablo en quechua para que no haya cabida a duda).

En fin, cuenta esta historia, que me contó un amigo, que un amigo le contó, que un día, estaba el señor E durmiendo. El señor E andaba con problemas económicos y también de salud, y estaba desesperado. Decía, el señor E estaba durmiendo cuando sitió una respiración helada que le daba en el rostro. El señor E dormía solo, y le extraño la sensación y abrió los ojos, cuando lo hizo, vio que delante de él estaba el Supay que lo miraba con sus ojos rojos. El Señor E se asustó y retrocedió de inmediato, pero el Supay, con su voz empalagosa le dijo “Pídeme lo que desees”, el Señor E era creyente y asustado se tapó la cabeza con sus frazadas y empezó a orar y a repetir el salmo 23, cuando terminó de recitarlo se quitó la colcha y vio que el Supay se había ido.

Al día siguiente contó la historia a los hermanos de su comunidad religiosa, aquellos le dijeron que corrió con suerte, porque si hubiera cedido y pedido el deseo al Supay, aquel le hubiera cobrado caro la concesión del mismo. Con el pasar de los días, los problemas del Señor E se solucionaron, tal vez, gracias a que supo conservar su fe en todo momento, o eso me contaron.

¿Y tú? ¿Qué hubieras hecho? Pues Cuéntame una Historia

Hace algunos meses, cuando viajé a Piura, pusieron en el bus una película con Christina Richie llamada “After Life”, en aquella la actriz aparece, luego de un accidente de tránsito, en el que la han dado por muerta, en la mesa de un morgue e incluso habla con el doctor quien le sigue diciendo, pese a todos sus movimientos, que está muerta, que fue declarada como tal hace unas horas. A lo largo del filme no queda claro si ella sufrió un ataque cataléptico y el doctor es un sicópata o si realmente está muerta y es un filme, llámesele, fantástico. En fin como sea, la lucha de la protagonista es la misma: evitar ser enterrada “viva”. Y pongo viva entre comillas porque en la película la duda queda abierta.

Abro el tema con ese ejemplo para dar paso al asunto de los enterrados vivos que era un temor bastante recurrente durante muchos años atrás a partir del reconocimiento de los primeros ataques catalépticos.  La catalepsia, antes de seguir con esto, es un trastorno, una alteración nerviosa que hace, en líneas generales, que una persona parezca estar muerta, aunque realmente no lo esté. Si bien existen muchas causas que pueden provocar este estado, la verdad es que años atrás no se sabía cómo confirmar aquello y muchas veces, cuando existía la duda (sobre todo en jóvenes que morían repentinamente sin aparente causa alguna) se los dejaba velar por un periodo de tres días a ver si el efecto cataléptico pasaba y si no pues significaba que estaba muerto y e procedía a enterrarlo.

El miedo a los ataques catalépticos y por ende, a ser enterrados vivos, se extendió tanto en cierta época, que muchas personas, sobre todo adineradas, temerosas de despertar luego de su etapa de velorio (o cuando aún no existía esta rutina) dentro de un ataúd o cripta sellada, optaron por ser  sepultadas en tumbas especiales a las cuales se les adhería una campana misma que sonaba si la persona en el interior despertaba luego de ser sepultada.

Cuando visité hace algún tiempo el Cementerio Presbítero Maestro, el guía nos llevo por una zona bastante cargada, de esas a las que te cuestan ingresar porque sientes como si te botaran o que debes salir corriendo de allí. El guía nos dijo que esa zona era famosa porque los cuerpos que yacían en ese lugar eran, en muchos casos, personas, que habían sido sepultadas vivas. Se sabía eso porque algunos nichos del cementerio eran alquilados o rentados por cierto tiempo y en ese tránsito, al retirar los cajones, en algunos casos para trasladarlos o para quemarlos (si no pagaban el derecho a piso), habían descubierto que los cadáveres en el interior manifestaban gestos “post morten” o mejor dicho luego de ser enterrados, donde se encontraba clara la lucha que habían mantenido para escapar de su ataúd.

¿conoces a alguien que haya pasado por un ataque cataléptico, pues qué esperas Cuéntame una historia?

Buenas tarde. Hoy quiero hablar con ustedes acerca de ciertas cosas que a veces pasan en casa (o en sitios que visitamos) y que son bastante extrañas y hasta, en muchos casos inexplicables, seguramente, más de una de estas cosas te deben haber pasado.

CASO I

Solía pasarme cuando vivía en casa de mis papás, en la misma habitación que ahora ellos ocupan. Estaba durmiendo y de pronto podía sentir que alguien se acostaba a mi lado, era posible sentir la respiración de alguien en el oído (a veces fría y otras caliente). Y también calor de otro cuerpo al lado. Uno voltea, como es normal a ver y no hay nadie, pero se logra ver la cama algo hundida, como  si un peso más se hubiera agregado a ella.

nota: A mis papás también les ha pasado. A veces, cuando yo estaba en la sala y no había nadie mas, podía oírse también que la cama de ellos se movía, como si alguien acabara de sentarse o echarse en ella. Uno iba hasta ahí y veía que había como una forma hundida (como si alguien estuviera allí).  En ese caso decían, siguen diciendo, que es mi abuelo, que cuando estaba vivo e iba de visita, pedía descansar un rato y se recostaba allí. En el caso de mi habitación lo que fuera que se sentara allí, a veces era una presencia cálida que no daba miedo, pero otras veces era una presencia que hacía sentir escalofríos y a la que en voz baja le decía “vete”, “no te quiero aquí” y aparecía un miedo tremendo de voltearme a ver qué era lo que había ahí. 

Nota 2: Estos episodios se parecen mucho a lo que se conoce como “Se me subió el muerto” “El Salto de la Bruja”o “Pesadilla”  que mantienen como diferencia con lo anterior, el hecho de que en dichos casos uno se encuentra en estado entre vigilia y sueño (parálisis de sueño, en término clínico). Lo interesante e inexplicable de los fenómenos que narramos antes es que, uno está totalmente despierto y puede ver (y no solo 1) que hay evidencias de la presencia de alguien más, por lo que suele decirse que en esos momentos nos ha visitado un fantasma, aunque prefiero llamarlo “energía”.

¿Te ha pasado? ¿Alguien se ha sentado en tu cama y no has visto a nadie al final, pero veías la marca de un cuerpo apoyada o recostada a tu lado? ¿Si? Pues Cuéntame una historia

Extraido de Marcianitos Verdes (blog)

Buenas noches a todos. Hoy navegaba por la web y di con un interesante post del grupo Dharma, que es un grupo especializado en eventos paranormales, y que trataba acerca del Mal de Ojo. Así que hice memoria sobre lo que me contaban en casa y lo que vi en este sitio para poder explicarles mas o menos de qué se trata.

El Mal de Ojo tiene, como su nombre lo indica, relación con la mirada. Puede ser intencional o no y lo ocasionan energías, sentimientos o emociones negativas. Puede darse por envidia, cuando andamos en la calle y alguien nos mira de mala forma y sin querer nos transmite esa carga negativa; también puede darse cuando alguien habla mal de nosotros con ganas de hacernos daño; otras formas para que alguien esté afectado de este mal, es cuando se es muy pequeño o se está muy enfermo, y se está cerca de personas que están cargadas de un humor negativo (padres que han venido del trabajo y cargan a sus hijos estando de mal humor sin haberse liberado de la carga matutina), etc.

Hace años atrás cuando era más pequeña mi mamá solía no dejar que una tía lejana me viera mucho porque decía que cada vez que ella me miraba, aquella tenía la mirada demasiado fuerte y me ojeaba y luego yo andaba enferma. Cuando esto pasaba mi abuelita solía pasarme el huevo diciendo una oración que no lograba entender y luego de eso, era como si me despertara de un sueño y volviera a tener energía.

Cuando he crecido, he tenido el problema de sentirme muy débil de repente, con dolor de cabeza y sin ganas de levantarme, eso hacia que me deprimiera porque me sentía tan mal que no podía rendir el trabajo del día. Recuerdo que un día me sentía tan mal y tan casada que decidí dar un paseo y terminé visitando a mi madrina. Mi prima, que estaba en la PC viendo algo (creo que un video musical) me vio mal y le preguntó a su mamá si para que se me pasara me podía pasar el papel periódico. Yo no creía en esas cosas, pero al final, como mi dolor de cabeza era tan fuerte, y de la nada, dejé que me pasara el papel periódico por toda mi cabeza, que era lo que más me dolía. Luego de que me pasaran el papel periódico por la cabeza salieron y quemaron el papel en las afueras de la casa y salieron como chispas del papel que empezaron a saltar. A medida que el papel se fue quemando empecé a sentir que mi fuerte dolor de cabeza se me iba desapareciendo igual que ese cansancio y las ganas de no hacer nada. Me dijeron que me habían echado mal de ojo, por las chispas que vieron salir del papel.  Hoy oí, en una emisión de “Realidad Alternativa” que el periódico es uno de los elementos que ayudan a que el mal de ojo de vaya, siempre y cuando este sea quemado luego de ser pasado por la persona afectada.

¿Has pasado por el Mal de Ojo? ¿Conoces los remedios caseros para aliviarlo? ¿Has pasado por algún ritual para aliviarte de este padecimiento? ¿Conoces los síntomas que puede tener en un adulto? ¿O en un niño? Pues Cuéntame una Historia sobre el Mal del Ojo que pronto daré respuestas a estar preguntas en un próximo artículo.