Archivos de la categoría ‘Mitos y Leyendas de la Selva’

Quien ha visitado la selva del Perú, seguramente ha oído hablar de ella. La Sachamama le dicen, y según la creencia es una deidad selvática cuyo nombre se traduce como “Madre Tierra” o “Madre selva”. Este dios, con forma de una enorme serpiente, según se cuenta, vive en la selva, y pobre de aquel que se cruce en su camino, porque no tendrá tiempo de pronunciar palabra sin que su cuerpo sea consumido por esta enorme mole.

Se cuenta que la Sachamama tiene 60 metros de largo, y que pese a su tamaño, le resulta fácil esconderse de tal manera que su victima no se de cuenta de ella hasta que ya resulta muy tarde. La Sachamama, según la creencia presenta poderes, como la capacidad de hipnotizar a su víctima, de tal manera que esta ingrese voluntariamente a su boca. Se piensa, que dicha habilidad, ha hecho que este asombroso animal sea más estático, y no tenga la necesidad de buscar presas, ya que estas llegan hacia ella atraídas por sus encantos.

Cuentan que los que han sobrevivido a ella, han tenido mucha suerte, porque una vez que la Sachamama ve a su presa, se empecina con ella hasta capturarla

 

¿Habías oído de este animal, pues @Cuéntame una Historia

Anuncios

En la Amazonia peruana existen muchos animales que gozan de gran belleza. Muchos de estos animales, cautivan a los viajeros por su apariencia, y una vez conocido el mito de su existencia son más valorados y admirados. El Delfín Rosado de la Amazonia, también conocido como el Bufeo Colorado es una variedad rara de este tipo que suele verse en aguas dulces y que, según el mito, por lo general es un macho.

Cuenta la historia que el delfín rosado es un ser capaz de convertirse en hombre. Algunos dicen que se trataría de una deidad que se ha vuelto en la forma de delfín para esconder su verdadero ser. Sin embargo, pese a la metamorfosis en animal, los pobladores narran que eventualmente el Delfín Rosado (del que suele haber uno en cada manada de bufeos) se transforma en hombre, pero no en cualquiera, sino en un apuesto gringo que atrae y enamora a las muchachas por un cierto periodo de tiempo hasta que aquella sea incapaz de resistir a sus encantos.

Cuando la muchacha está atrapada por el hechizo del “dios” o “demonios”, el Delfín la atrae a su casa en las aguas, donde se sumerge y llama a la doncella para que esta muera ahogada y se vaya a vivir para siempre con él. Algunos dicen que han habido jovencitas que han caído bajo el hechizo del hermoso bufeo rosado, sin embargo, existen formas de evitar el final suceso (que es cuando se sabe que se trata de un hechizo). En tal caso, los padres deben aislar  la joven en el día que es llamada a las aguas por el delfín, este al verse descubierto, dejará de buscarla.

Existen otros mitos en la Selva Peruana sobre este hermoso delfin. Algunos dicen que, no es un hombre, sino una mujer que atrapa a los viajeros con su belleza para ahogarlos en las profundidades de su casa. Se dice también que es un pecado y una maldición matar a una criatura como esta, ya que, según se cuenta, esta tiene poderes, y el derramamiento de su sangre (por venganza o consumo) traerá la ruina de la persona, familia y comunidad del atacante.

¿Conoces algún mito sobre el delfín rosado de la Amazonia. Pues qué esperas para contarnos la tuya. Cuéntame una historia

¿Te suena conocido el término? Yo me enteré de este por algunas historias que me contaron así que te contaré un poco a ti, primero déjame contarte una historia.

Hace tiempo a un joven, cuyo nombre no diré, lo perseguía, según cuentan sus familiares, un espíritu errante. A este joven se le aparecía el espectro de una mujer que lo acosaba ya sea con su presencia, dándole pesadillas, tratando de ahorcarlo mientras dormía, jalándole  las sábanas entre otras cosas. El chico bajo de peso y se enfermó por el acoso de dicho espíritu. Su familia, asustada con lo que estaba sucediéndole al hijo deciden llevarle donde uno de esos señores que rezan y a los que suelen llamar curanderos.

Un curandero es, en nuestro país (y posiblemente en muchos otros países de tradición andina) un hombre capaz de aliviar padecimiento a base de hierbas y también de ciertos rituales: pasadas de cuy, pasadas de huevo, baños de florecimiento y por supuesto las famosas “mesadas”.

Bueno, la familia de este joven lo llevó con el curandero, quien le dijo, luego de evaluar a este chico que aquel era asediado por un espíritu errante femenino, a este lo podía haber encontrado de forma accidental o, podría caber la posibilidad de que alguien, posiblemente alguna persona malintencionada se lo había enviado confiando en que le hiciera daño y se consumiera. Este viejito curandero era bastante sabio así que decidió hacer una mesada. Según me contaron, para realizar esta actividad ritual necesitó de un determinado número de personas (cuya cantidad exacta no recuerdo). Estas personas tenían que reunirse por una determinada cantidad de días dentro de los cuales el viejito practicaba la famosa mesada que consistió, en líneas generales, en alejar a ese espíritu errante del joven; según me contaron el viejito hizo, ya que este espíritu errante era muy fuerte, que el espíritu malo fuera absorbido por sí mismo, para de ese modo no vuelva a molestar al joven y también, de esa manera, con el poder que él tenía, estuviera controlado y no hiciera daño de nuevo.

El joven se alivió, desde entonces la actividad anómala que le pasaba al rededor se calmó y el viejito siguió con su trabajo de curandero hasta que falleció varios años después en circunstancias naturales (era bastante mayor).

Las personas que me contaron esta historia no entraron en detalles sobre lo que se hacía en una mesada así que decidó investigar y esto es lo que encontré:

La mesada es un ritual andino, mediante el cual el curandero reúne a un grupo de personas para que lo ayuden en su objetivo. En la mesada el curandero limpia  a los participantes (haciendo las famosas “limpias”, que hace que todo el daño y las energías negativas que tienen los participantes se vaya y así se encuentren listos para enfrentar al mal por el cual se realiza la mesada). Antes de esto se forma la mesa ritual, a la que se debe el nombre de mesada. En esta mesa ritual se encuentran elementos personales del Curandero que son los… digamos talismanes que le dan poder para combatir a las energías negativas a las que se enfrenta.

Una vez que los elementos necesarios están en la mesa y se ha invocado a Dios y a los protectores del chamán (que varían según cada uno); y que se ha hecho la limpieza de los participantes, se sigue con el ritual. Leía en foro de participantes de mesadas que, tras la limpia se empieza a llamar a uno por uno de los visitantes (si es una mesada colectiva) y se le hace pasar por algunas labores (rituales), una de ellas es bailar al son de unas maracas, estas ocasionan que los demás participantes puedan ver en quien danza, a la persona que le ha hecho daño a este y que, el chamán sepa qué tipo de daño le han hecho y hace cuanto. Si el daño ha sido solicitado solo una vez y solo una vez ha sido hecho el ritual contra la persona, la persona tiene mayores probabilidades de aliviarse (de hecho lo hará). Existen casos donde el daño es más severo, según cuentan hay brujos malos que tienen pactos con seres demoníacos y que hacen rituales con el fin de matar a la persona a quien le encomiendan; según cuentan, sobre estos últimos caso, es más difícil erradicar el mal porque intervienen elementos como: dar de comer arena de muerto, entre otros que son tan fuertes que prefiero no mencionar.

Vale decir además, sobre las mesadas, que el curandero se enfrenta, no a la persona dañada sino a la sombra que se crea de esta (Sombra en término mágicos y negativos) y que es la que posee todo el daño. Una vez que se derrote el daño de la sombra la persona afectada se verá aliviada.

Los rituales de  curanderismo, como la mesada puede durar varias sesiones o una sola, dependiendo del daño. Por lo general aquellas empiezan en la medianoche cuando las sombras son mas notorias y terminan al amanecer, cuando los visitantes se van portando amuletos para protegerse (muchos de ellos ya aliviados).

¿Has tenido experiencias directas o indirectas con mesadas o los llamados daños? Pues Cuéntame una historia

Hace algún tiempo cuando hacía un trabajo para un curso de la universidad se me pidió que eligiera a una persona que me contara historias acerca de su pueblo así yo pudiera hacer una recopilación de relatos orales. Lamentablemente en este curso no aceptaron a mi testimoniante porque era menor de cuarenta años, así que la información que obtuve de él no fue publicada.

Aprovecho este lugar para contar alguna de las historias que recuerdo que me contó así como información extra que encontré que confirmara esa historia como parte de las creencias de su pueblo, claro desde su perspectiva.

Me llamó la atención la historia acerca de un perro de ojos rojos con el que su abuelo, un chaman de la zona, bueno no creo que chamán sea la palabra correcta,  en todo caso un curandero de la zona, se topó en uno de sus recorridos por la selva.

Sucede que su abuelo regresaba muy tarde, en eso en el camino se encontró con un enorme perro negro de ojos rojos, el perro llevaba una cadena de oro puesta y lejos de ser un animal agresivo se mostró dócil y cariñoso con el abuelo.  De repente el hombre empezó a seguir al animal que lo atraía como hechizándolo hasta que de pronto el perro saltó y desapareció en la oscuridad, el hombre salió como de un trance, al parecer porque alguien lo llamó detrás de él, según creo recordar la historia, fue un pariente que se había atrasado en el camino, bueno el hombre salió del trance y se dio con la sorpresa que delante de él había una especie de risco que, de haber seguido él caminando se hubiera matado al seguir al perro.

Busqué información sobre historias similares en la selva, y encontré que en la selva suele aparecerse un perro negro con las mismas características que las que vio el abuelo de mi amigo, pues bien, este perro negro te guia hacia tu muerte o hacia tu dicha, ya que si sobrevives, debes clavar un arma de metal en el lugar donde salta el perro, dejar ahí el puñal y volver a la luz del día y cavar en ese sitio, si lo haces encontrarás el tesoro que custodia ese animal.

Lo prometido es deuda. Ya hemos pasado las fiestas Navideñas y es hora de volver a abrir un tema. Esta vez nuestro tema girará en torno a dos ejes, primero historias de la selva y, segundo, apariciones en el sur del país.

Para empezar te hablaré del Tunche, un personaje de la mitología selvática peruana, del que me habló un amigo.

El tunche es un ser oscuro de la amazonía que tiene la habilidad de adoptar forma humana, en especial de aquellas personas que se pierden en la Selva y con las que el tunche ha entrado en contacto, pero también adopta la forma de personajes cercanos a su víctima.

En la historia de mi amigo, la protagonista era su tía, dicen que ella había estado esperando a que llegara su pareja de trabajar, en eso ve que ya de noche aparece en la entrada de la casa y ella lo hace pasar y comer y luego se van a dormir, al rato ella esucha que de afuera la llaman y oye un silbido. Sale a ver por la ventana y ve a su marido afuera cuando ella acababa de dejarlo en su cama. El hombre de afuera la llama, ella vuelve a ver en su cama, creyendo que quien ha aparecido en la entrada es un espectro y se da cuenta que la persona con quien ella estaba acostada y que tenía la apariencia del marido no está. La mujer baja alarmada junto a su esposo y le cuenta la historia. El marido le dice que acaba de llegar que se había demorado en el camino y que seguro quien había estado cenando y durmiendo a su lado era el Tunche que había querido engañarla para llevársela y que no podía ser otro puesto que había desaparecido y se había identificado por el silbido.

Ahora cuéntame una historia sobre la versión que tienes del Tunche