Archivos de la categoría ‘Mitos Sobre Árboles’

Seguramente más de uno recordará esas frases intimidantes que nos decían nuestras mamás, o abuelitas cuando eramos pequeños, para que no hiciéramos travesuras o les hiciéramos casos, aquí algunos de ellos:

1. “SI NO TE DUERMES TE LLEVARÁ EL CUCO” o el COCO, – Las mamás decían esto, para que nos acostáramos temprano, algunas también lo usaban para que no nos portáramos mal. La leyenda del coco, se conoce en ciertos lugares como la leyenda del el boogeyman, o del hombre del saco, que tenía la misión de llevarse a los niños que eran malos, o no se portaban bien.

2. “Te va a llevar el loco” Frase clásica de las abuelas y mamás, cuando uno quería jugar en la calle y no podían vernos desde dentro. Muchas veces no había ni un loco en la calle, pero uno entraba corriendo como loco a la casa y se escondía detrás de la puerta.

3. “No te comas las pepas o te crecerá un árbol en la barriga” – Decían esto cuando comíamos frutas con semillitas, decían que comerlas haría que nos creciera el árbol de dicha fruta dentro. ¡Mamá es tu culpa que no coma sandía, maracuyás ni granadilla, y luego te quejas”.

4. “No barras de noche porque te llevan las brujas” – Esto lo decía una tía, para que no barriera el patio trasero, decían que si barrías de noche, te iba a llevar una bruja, porque ellas volaban en el cielo nocturno buscando niños para llevárselos.

5. “La mano peluda te va a llevar si no te duermes” – Otro mito, aunque debo decir que tengo una historia al respecto, mi prima estaba durmiéndose y una mano peluda salió de detrás de su cama y la jaló, ella gritó y no hallaron nada… así que mito o no… por si las dudas, duérmanse XD.

6. “No hagas muecas que te dará un aire y te quedas así”. – Si fuera verdad sería virola XD.

7. “No te saques conejos porque te quedarán las manos chuecas” – Mentira mamá, no tengo las manos chuecas 😛

8. “Si ves tus partes privadas o las de alguien mas te saldrá un orzuelo”

¿Te han dicho algunas de estas mentiras de niño? ¿Tienes más? Pues Cuéntame una Historia.

Anuncios

 
semillasY he aquí una de las cosas que nuestras mamás nos dicen de pequeños: “No te comas las semillitas porque te crecerá un árbol en la panza” Y luego nos preguntan por qué no queremos comer ciertas frutas…

Nenes, niños, niños viejos, obviamente es mentira, y hasta lo que podríamos llamar un “mito urbano” ya que es imposible que pase, las semillas, al ingresar al aparato digestivo se disuelven producto de los jugos gástricos que todos tenemos y obviamente es imposible que en tales condiciones crezca siquiera  una gramita.

¿A ti te traumaron de chiquito con este mito? (¿Capaz sigues traumado?) pues obviamente es un mito y una clásica mentira que dicen las mamás para evitar que los enanos se coman las semillas de las frutas que les dan. ¿Te la contaron? ¿te la creíste? Pues Cuéntame una historia

Hace mucho que no escribía, hoy quiero compartir con ustedes otra historia, también de mis favoritas: las de terror, o las que tengan algo paranormal en ellas.  He titulado a esta historia “La mujer de blanco” ya que en la aparición que tuve la oportunidad de ver fue a esta mujer a quien presencié.

Paso en 1997 apróximadamente.  Era febrero, época de carnavales en todo el país, y diversas partes del mundo. Recuerdo que aquel día iba a ir a una festividad del distrito de Lurín, la fiesta de los Bajeños, si no me equivoco, el día de los castillos. Mi mamá y yo estábamos en el paradero esperando un carro que nos llevara hasta el mismo Lurín, en eso levanto la mirada y veo  en la acera del frente, que está a altura, a una mujer vestida de blanco, parecía como si llevara un traje de novia viejo y raído, nos miramos, bajé la mirada y ella desapareció. Recuerdo que era muy pálida.  Mi madre no vió nada.

Seguí pensando en aquella mujer durante la noche. En la misma noche, cerca de las tres de la mañana vi entre sueños (suelen darme parálisis de sueño, aquello que la gente suele llamar pasadillas donde no pueden moverse y ven todo). En este estado pude ver al lado de mi cama a la misma mujer con el rostro muy blanco, en las manos tenía un vaso de vidrio transparente y dentro cucarachas, vi entonces cómo la mujer tiraba el contenido del vaso encima de mi cama mientras yo la veía asustada, logré salir de ese estado de parálisis y vi en mi cama a las cucarachas, lo que me hizo salir corriendo.

Recuerdo que aquel día, un poco más avanzada la madrugada mi madre recibió la noticia de que uno de sus ahijados, el primero, habís sufrido un accidente y se encontraba grave. Desde entonces cada vez que veía a esa mujer o a las cucarachas cerca, casi tocándolas, siempre está cerca algo malo en casa, o con mi familia, más cercanamente con relación a una muerte.

Leí hace algún tiempo en un sitio de internet que esta mujer de blanco es un mujer que tiene relación con las plantas de higo, curiosamente existía una muy cerca donde la vi la primera vez. Y que, comúnmente son señales de malos presagios.

 

¿Te ha ocurrido algo parecido? Pues Cuéntame una Historia

 

 

 

En el colegio donde estudié de pequeña habían muchos espacios detrás de los pabellones donde a mis amigas y a mí nos gustaba meternos a conversar sin la bulla de los demás alumnos, recuerdo incluso que uno de esos espacios lo llegó a utilizar una de mis mejores amigas para hacer las reuniones de un club.  Bueno, nos gustaba pasar por ahí luego de las clases de arte,en el centro de ese lugar había una higuera pequeña, dicen que las higueras crecen en cualquier lugar. EL punto es que una de esas veces que pasábamos por ahi saltando y jugando oímos un ruido raro que venía de la higuera, como un gruñido… preguntamos por si acaso si alguna de nosotroas había sido, pero ninguna,pensamos que había sido capaz el estómago de alguien que a veces sueña así, pero luego oimos como una vocecita salida de la higuera y a correr porque nos asustamos mucho y no volvimos a pasar por ahí ni en broma. Luego nos enteramos que las higueras  a veces albergan duendes y que posiblemente la vocecita que oímos era de uno de ellos.

Es una publicación de cuentame una historia

 

Mi primo Eusebio nos contó esta historia hace años. Ahora se la cuento a ustedes aunque no la recuerdo al detalle.

Tenemos una tía que tiene una casa cerca al cerro y al cementerio,límita en cada lado con uno de ellos. Además su casa está cerca a un platanal.  Un día mi primo Eusebio va a visitar a mis primas, las hijas de esta tia. Pasa a las habitaciones para conversar, mis primas se van a la cocina por algo y entonces Eusebio lo ve,un enanito de rostro arrugado orejas en punta y gorrito mirándolo molesto desde el aparador, por un momento duda, pero luego se da cuenta de que está ahí, se austa y sin despedirse sale corriendo desesperando y sudando de la casa de mis primas a la propia, cuando llega con su mamá llega con las orejas cubiertas,asustado de lo que vio, tuvieron que resarlo para que le pasara el susto y por un largo tiempo no volvió a aquella casa. Mi prima, que vive ahí, contó después que era normal ver esos enanitos y que ella ya ni les hacía caso porque siempre se aparecían o silbaban en la casa.

Recuerdo haber estado muchas veces en aquella casa, siempre se sintió una presencia cargada, además que la oscuridad del camino asustaba a cualquiera. Una vez mientras estaba parada en el balcón divisé de lejos en un árbol de plátano a un bulto moviéndose ¿un mono en Lurín?… dudoso ¿Qué opinan ustedes?

Hola Mundo! Otra vez yo. Hoy me dieron ganas de escribir sobre duendes. Acá en Lima y mejor dicho en todo el Perú se cuentan muchas historias de estos curiosos personajes, sobre todo ligados a plantas de plátanos o de higos, aunque también existen muchas historia sobre duendes y niños no bautizados que quieren ser llevados por estos o historias de duendes y fortunas ocultas donde estos han sido vistos ¿Has oído alguna de estas historias? Pues cuéntame una historia que en nuestro próximo artículo me encargaré de armar algunas de las historias que tengo sobre este peculiar personaje.