Archivos de la categoría ‘sueños’

Si es de madrugada, estas solo,  tus puertas están cerradas y sientes que alguien te despierta, procura no abrir los ojos y si los abres, taparte los oídos y no oír, porque si estas muy necesitado y al borde de la desesperación, se te puede aparecer el Supay (diablo en quechua para que no haya cabida a duda).

En fin, cuenta esta historia, que me contó un amigo, que un amigo le contó, que un día, estaba el señor E durmiendo. El señor E andaba con problemas económicos y también de salud, y estaba desesperado. Decía, el señor E estaba durmiendo cuando sitió una respiración helada que le daba en el rostro. El señor E dormía solo, y le extraño la sensación y abrió los ojos, cuando lo hizo, vio que delante de él estaba el Supay que lo miraba con sus ojos rojos. El Señor E se asustó y retrocedió de inmediato, pero el Supay, con su voz empalagosa le dijo “Pídeme lo que desees”, el Señor E era creyente y asustado se tapó la cabeza con sus frazadas y empezó a orar y a repetir el salmo 23, cuando terminó de recitarlo se quitó la colcha y vio que el Supay se había ido.

Al día siguiente contó la historia a los hermanos de su comunidad religiosa, aquellos le dijeron que corrió con suerte, porque si hubiera cedido y pedido el deseo al Supay, aquel le hubiera cobrado caro la concesión del mismo. Con el pasar de los días, los problemas del Señor E se solucionaron, tal vez, gracias a que supo conservar su fe en todo momento, o eso me contaron.

¿Y tú? ¿Qué hubieras hecho? Pues Cuéntame una Historia

Anuncios

Todos soñamos, quien diga que no, no necesariamente nos está mintiendo, sino que simplemente no recuerda lo que soñó. Durante siglos los sueños han sido un interesante motivo de estudios; de hecho incluso en la Biblia se encuentran registros de interpretaciones de sueños: el caso del sueño del Faraón que fuera interpretado por José gracias a Dios.

En fin, se sabe hoy en día que a nivel psíquico, por llamarlo de alguna manera, existe una “ciencia” llamada la onirología, que se encarga del estudio e interpretación de los sueños; esta “ciencia” estudia los sueños en sus sentido profético y es así que pueden decirle a alguien que vaya a consulta que soñar con dientes cayéndose, simboliza (/por lo general) la muerte o una enfermedad grave de algún familiar. Ahora, la onirología no es la única “ciencia” que estudia los sueños; estudios psicológicos también se encargan de estudiarlos, pero no en el sentido de que puedan pronosticar algo, sino interpretar lo que el sueño le revela al soñante de sí mismo. En los próximos post les pondré ejemplos de interpretaciones opuestas de estas dos ciencias, para que ustedes decidan finalmente en cuál creer.

Por ejemplo para el psicólogo la interpretación de los dientes cayéndose puede aludir directamente a un hecho físico intrascendente a nivel psíquico: la necesidad de acudir a un odontólogo ya que el sueño solo revela una molestia real. O en un sentido más profundo, de no haber problemas dentales reales, pues algún trauma o molestia de la infancia o de un pasado inmediato que afecta la psique del soñante.

¿A cuál le van? Cuéntame una historia