Posts etiquetados ‘aparecidos’

La tumba en la carretera

Publicado: 11 julio, 2017 en Creencias
Etiquetas:,

Seguramente, en algún momento has pasado por la carretera y has visto una especie de tumba muy pequeña, como la que se coloca sobre los panteones. En esas tumbas, que parecen pequeñas casitas, suele estar el nombre de alguien, o a veces su apodo. Por la ruinas de pachacamac hay una, pero hay muchas en realidad.

Siempre tuve curiosidad por saber por qué las colocaban hasta que me contaron que era porque en algún momento debió haber pasado un accidente en ese lugar, ya sea un atropello o un choque de autos. El punto es que por creencia, se colocaba una tumba en el lugar del accidente, aunque debajo de aquella no hubiera ningún cuerpo. ¿El motivo? Pues era la única forma de que el alma del muerto de forma imprevista, descansara en paz.

Pero esa no es la historia que voy a contar aunque mucho tiene que ver. María era una señora muy buena, madre del amigo de un tío mío. María, como era de buen corazón, un día vio una de estas tumbas en la carretera, y como pasaba seguido por ahí y veía que nunca tenía flores ni velas, se compadeció del alma de dicha tumba y le puso su veladora: no debió hacerlo.

Dicen que no es bueno hacer esto con muertos que no sean conocidos porque si han estado abandonados mucho tiempo tienden a pegarse y seguir a quienes muestran bondad hacia ellos, esto no es malo si es un alma buena, se dice, pero si es un alma mala, entonces tendrás problemas. El alma de la tumba en la carretera, era un tanto posesiva, de esa manera, en la casa de María empezaron a pasar cosas extrañas: cosas que cambiaban de lugar, vasos que se rompían e incluso cosas que azotaban sobre la puerta.

Mi tío me cuenta esta historia porque un día se quedó a dormir en casa de María cuando visitaba a su hijo, y no pudieron descansar tranquilos. Y es que al parecer al almita no le gustaba las visitas masculinas ya que empezó a tirar los zapatos contra la puerta de la habitación, vasos, entre otras cosas.

Y por eso… hay que tener cuidado con ser demasiado buenos con las almitas que no se conocen…

No sé si sea cierto, una exageración, o qué se yo. Pero me pareció una historia interesante para compartir. ¿Conocían la creencia de las tumbas en las carreteras? ¿alguna vez han puesto algún presente en ellas?

Anuncios
Créditos: Darksoul - pixabay

Créditos: Darksoul – pixabay

Existen muchos mitos y leyendas que giran alrededor de los espejos. Y es que estos han sido por años elementos que se han ligado al mundo de los espíritus. En algunos países cuando el miembro de una familia muere, todos los espejos de la casa donde será velada esta persona son cubiertos, y esto se hace para que el alma del muerto no quede atrapada en ellos por toda la eternidad.

Las historias de los espejos no se limitan a esta simple creencia. Como parte del mito de que los espejos atrapan el alma de los fallecidos, también existen mitos sangrientos como el de Bloody Mary (María Sangrienta), muy popular en EE.UU y el mito de 9 veces Verónica, popular de México.

En ambos mitos, ambas mujeres, Bloddy Mary y Verónica son invocadas a través del espejo, la primera nombrada 3 veces, la segunda, como el mito indica: 9.

En ambos casos, tras la invocación, la mujer aparecerá para asesinarte. En el caso de Bloddy Mary al instante, usualmente con unas tijeras tras salir del espejo. E

n el caso de Verónica, esta aparecerá detras de ti para llevarte con ella.

¿Conocías estos mitos sobre los espejos? ¡Cuéntanos una historia!

#espejos#mitossobreespejos#mitos#leyendas#bloddymary#9vecesverónica

Redacción: Wendy Wong Writer

“O” no suele tenerle miedo a la oscuridad, ni a los fantasmas, y eso que de joven tuvo que pasar indirectamente por hechos bastante extraños relacionados con hechizos y magia negra, pero pronto empezaría a temer.

Eran las 3 de la mañana, la hora favorita de los demonios para hacer sus apariciones; y “O” dormía tranquilamente. Por cosas que pasan “O” abrió los ojos y vio frente a él, en el aire, unos pequeños pies.

Con temor, “O” fue levantando la mirada hasta darse cuenta que frente a él se encontraba el cuerpo de una niña de cabellos largos colgando. “O” quiso gritar asustado pues no habían niños y menos niñas en su casa.

Se paró de la cama, corrió a prender la luz y la niña colgada había desaparecido. Aquella noche “O” prefirió dormir en la sala a en su habitación por si la niña volvía a aparecerse.

¿‪#‎Sueño‬? ¿‪#‎Aparición‬? ¿‪#‎Fantasma‬?

La niñita de la casa de “O” se ha seguido apareciendo a diferentes personas. ¿También tienes historias como esta?
Cuéntame una Historia

mar oscuro

Dicen que en el mar oculta muchos misterios en sus profundidades, pero a veces, esos misterios escapan de las aguas, y se hacen presentes a aquellas personas que confiadas en su singular belleza, se atreven a estar cerca de él en ese momento intermedio en que el día termina y la noche empieza.

G trotaba aquella tarde por la playa Arica, al sur de Lima (me han contado muchas historias sobre esta playa). Al comienzo todo iba bien y G seguía trotando de Arica a San Pedro en compañía de su pequeño perro. El problema fue al regresar. La tarde estaba por terminar y G inició el camino de regreso para que no lo atrapara la noche en el trayecto. En eso, a lo lejos, G vio levantarse una extraña figura que surgía del mar y que se acompañaba de una criatura misteriosa que podrá haber pasado por un perro de no ser por la rara compañía que tenía y por la veloz forma de moverse aproximándose cada vez más hacia donde estaba G.

G, asustado, acortó camino a su casa por un sendero alterno mientras el perro ladraba tratando de espantar a la criatura de su dueño. Cuando el can vio medianamente lejos a su dueño, empezó a seguirlo y juntos llegaron a salvo hasta su casa.

Aquella noche el pequeño animal no quiso entrar a la casa, y se quedó en el patio, ladrando y aullando toda la noche, mientras G descansaba dentro ya más aliviado del susto que se había llevado aquella tarde. Al día siguiente, cuando G salió en la mañana a alimentar a su mascota, encontró al pequeño animal muerto sin ninguna explicación en la entrada de la casa.

Dicen que los perros son los animales más fieles, y al parecer la pequeña mascota de G lo habría protegido durante toda la noche de aquel ser que vio en la playa y que lo habría tratado de seguir hasta su casa.

‪#‎sirenas‬ ‪#‎aparecidos‬ ‪#‎terror‬ ‪#‎brujería‬ ‪#‎sustos‬

bulto negro

 

 

Cuando era pequeña, me contaron diferentes historias que incluían la presencia de un extraño bulto negro que se movía… entonces uno salía corriendo asustado y cuando volvía ya no había nada… ¿Te ha pasado?

En la casa de B siempre había penado, en especial en esa zona del patio de atrás de la casa donde se encontraba plantado un árbol de plátano.

B y yo éramos muy niñas entonces y eventualmente nos reuníamos para estudiar o hacer trabajos grupales. Como nuestras familias se conocían, me podía quedar sola, siendo pequeña (7 años), en su casa, sola con B estudiando, o cuando terminábamos, jugando en el patio.

Al lado del patio trasero de B, estaba una entrada al local de su tio. Y un día entramos a jugar allí ya que estaba vacío. Jugábamos tranquilas hasta que de pronto vimos que un extraño bulto negro había aparecido sobre unas sillas a lo lejos. Al comienzo pensábamos que se trataba de una bolsa, pero entonces el bulto empezó a acercarse y a ir creciendo como si quisiera adoptar alguna forma.

B y yo nos asustamos y salimos corriendo hacia el otro extremo de la casa buscando a la tía de G que en ese momento estaba a nuestro cargo. Cuando volvimos, el bulto negro se había ido, y creyeron que había sido solo nuestra imaginación.

B y yo aún nos acordamos de este episodio. ¿Ilusión? ¿Realidad? En aquella época se me pasó por la mente la leyenda del coco ¿Te ha pasado algo similar? Cuéntame una Historia

IMG_1714Los juegos de las escondidas suelen ser bastante entretenidos, pero no para todos, a veces, el lugar donde eliges esconderte puede traerte más sorpresas de las que imaginas, y muchas no tan agradables.

F había estado jugando a las escondidas con sus primos menores en la chacra de los abuelos. En eso, F es una de las niñas que tiene que esconderse entre el amplio campo, y no escoge mejor lugar que detrás de una casucha vieja que quién sabe por qué hace años se encontraba cerrada con candado.

Muy segura de hallarse a salvo, la curiosidad de F pudo más que su entusiasmo por el juego y entonces se le ocurrió espiar por los agujeros de la casucha de madera, a ver qué era aquello que había adentro.

Para su sorpresa, dentro de la casa se vislumbraba a un hombre, pero era un hombre extraño que parecía tener fuego en los ojos y que parecía colgado de unos palos. Cuando el hombre se dio cuenta de que lo miraban, empezó a acercarse hasta el pequeño agujero desde el cual F lo espiaba.

En un inicio F se quedó paralizada, pero entonces, como si el alma le regresara al cuerpo salió corriendo hasta la casa familiar y se escondió debajo de una de las camas.

Cuando los mayores lograron sacarla de ahí, F no podía pronunciar palabra, e hicieron que le rezaran para que se le pasara el susto. Cuando le hubieron rezado y pasado el huevo F pudo contar lo que había visto.

Cuando fueron a ver la casa, no vieron a nadie dentro, y por precaución volvieron a cerrarla con candado, quién sabe quizá en el lugar se encontrara atrapada el alma de algún condenado o jarjacha de esas zonas, dijeron, y era mejor tenerlo dentro.

ojo rojoEn el hospital hay noches donde el ambiente se siente sumamente cargado. No solo por los nuevos casos que ingresan y que te pueden poner los pelos de punta, sino por las personas que dejaron este mundo en sus habitaciones y que parecen no darse cuenta de que ya no están en este plano.
Cuando a B le tocó hacer guardia aquella noche, no se esperó llevarse un considerable susto.
Aquel día, a B le tocaba administrar medicinas a sus pacientes a las 3 de la mañana, sí, a esa hora cuando dicen que el diablo se burla de Cristo y hace de las suyas.
Fue entonces que B llegó al cuarto 311 donde se encontraba un hombre con esclerosis múltiple, totalmente dormido. B administró la medicina y cuando fue a darse la vuelta, vio que el closet de aquella habitación estaba abierto, y se acercó a cerrarlo.
Grande fue la sorpresa de B al acercarse el Closet y ver dentro unos ojos rojos que la miraba y que salieron huyendo cuando B se aproximó. Quitándose el miedo de encima, B abrió la puerta por si alguien se escondía dentro, pero no había nada.

Ese no fue el único día que los ojos rojos se vieron en el cuarto 311 de aquel hospital de #Lima. Enfermeras del turno noche, dicen no solo haber visto los mismos ojos, sino incluso haber oído un ruido que sale desde dicho armario a la misma hora, si acaso, se les ocurre cerrar la puerta del closet… como si alguien quisiera salir de allí. 

Sabes otra historia de fantasmas en hospitales? Cuéntame una Historia

#Viernes13, y ahí les va una historia de aparecidos:
Se dice que cuando una persona muere de forma violenta el espíritu de esta persona permanece en el último lugar que estuvo antes de morir.
Mariana no sabía que ese día que saliera de su cuarto alquilado rumbo al trabajo no volvería a ver a sus hermanas, ni la luz del día. Y es que ese día, mientras esperaba el bus que la llevara a su recinto laboral, un auto a toda velocidad terminó con su vida.
Al morir Mariana, como ella vivía con sus hermanas en aquel cuarto alquilado, fue poco el tiempo que aquellas permanecieron en el lugar ya que cosas extrañas empezaron a suceder, incluso se decía que podían sentir la presencia de Mariana en la habitación.
Tras mudarse las hermanas de Mariana, los nuevos inquilinos también duraron poco tiempo en la habitación alquilada atribuyendo una sensación extraña en el lugar, en especial en un armario empotrado donde según se sabía Mariana guardaba sus cosas.

Con el tiempo, la familia que alquilaba la casa quiso volver a habitar en aquella y empezaron el proceso de remodelación y el cuarto que antes ocupara Mariana empezó a ser habitado por uno de los hijos de la familia.

La sensación era extraña, y una noche, cuando el joven dormitaba, y la puerta del ropero se había quedado abierta, vio de lejos la figura de una joven que lo observaba desde dentro del ropero ¡El mismo ropero donde guardaba sus cosas Mariana!. Asustado trató de moverse, pero nada pasó hasta que sintió que lo jalaban de los brazos con intención de llevárselo. De repende se oyó ruido fuera del cuarto y el joven pudo moverse y salir de allí espantado.

Se enteró entonces que ese había sido el cuarto de la muerta, y le sugirieron limpiar totalmente el cuarto nuevamente por si algo de ella se había quedado allí. Dudó porque antes no había encontrado nada en las remodelaciones, y entonces, mientras limpiaba el ropero lo encontró: allí escondidita en una rendija se hallaba una pulsera con una M de “Mariana” en ella, la pulsera de la muerta había permanecido en el lugar desde su muerte, esperando a que su dueña volviera por ella o quizá haciendo que su dueña volviera para intentar llevársela.

¿Qué historia compartirías con nosotros este #viernes13 de #terror?

Feliz comienzo de año, aunque ya pasaron varios días de ello. Este año Cuéntame una Historia tiene como meta tener un dominio propio, además nos esmeraremos en publicar más mitos, creencias y tradiciones de las zonas andinas y amazónicas del país y las que ustedes nos vayan contando de sus respectivos países, recuerden que la única forma de mantener las tradiciones vivas en comunicándolas a las siguientes generaciones.

Otro tema que nos interesa para este año, es recordar un poco aquellos juegos que durante nuestra niñez, en especial para quienes nacimos en los años 80 y 90 tuvieron sentido, y que hoy muchas veces se han perdido producto de las nuevas tecnologías, así que si te vienen a la memoria juegos como Mundo (rayuela), Kiwi, matagente, etc. anda contándonoslo para pronto agregar tus ideas en un nuevo post.

Para quienes gusten de los temas de fantasmas o cosas paranormales también tendremos nuevas historias, no se imaginan el repertorio del que me he nutrido en las últimas reuniones familiares. Además, también trataremos algunos temas tabú como la quija, posesiones, etc, pero a menor escala que los mitos de los que ya hemos hecho mención.

Cuéntame una Historia espera duplicar sus visitas este año, agradecemos a cada uno de ustedes por sus visitas y comentarios en este pasado 2013, que con altibajos ya nos ha abandonado completamente, que este 2014 sea de provecho para todos, y pronto celebremos un feliz año del Caballo juntos, a propósito de esto, para quienes como yo tienen raíces orientales, o interés por la cultura china, les dejo la invitación de un evento de la APCH en el siguiente link  https://www.facebook.com/events/571408279616075/?ref=22

Muchas gracias por este 2013  y mis mejores deseos para este nuevo año, que sea próspero para todos!

Fue hace muchos años, cuando era pequeña y jugaba con mis primos en la chacra, al lado de la casa del abuelo. Las chacras de Ica son grandes, y las casas de las familias, no están tan cerca. La pampa también es grande. Ese día, jugábamos a las chapadas y escondidas, una mezcla de los dos juegos cuando de repente, se me ocurrió esconderme detrás de una especie de depósito que había en la chacra. Uno de esos depósitos de adobe que parecen un cuartito pequeño. El cuartito tenía todas las puertas y ventanas cerradas, con candados, como si se guardara algo muy importante, o peligroso dentro.

Mi curiosidad, me distrajo un momento del juego, y quise ver qué había adentro de ese depósito. Noté que había un agujero en uno de los ladrillos de adobe y me empiné para ver. Dentro había un hombre, o lo que parecía un hombre muy raro, al que se lo veía la cara, y de repente vi sus mano huesudas acercándose, estiradas hacia ese agujerito por donde yo miraba. El miedo me paralizó, pero seguí mirando hasta que pude ver uno ojos que asustaban y que parecían se muerto, y sali corriendo desde la chacra hasta la casa del abuelo, y no paré hasta esconderme debajo de unas mantas.

Los que jugaban conmigo, vinieron tras de mí, y los mayores también. Cuando me preguntaron qué pasó, solo dije que había un hombre dentro de la casa, que quería atraparme. Todos fueron a ver, quitaron los candados de la casa, pero no había nadie. Años más tarde, la casa se cayó con el terremoto de Ica, me pregunto si el hombre que vi y que no estaba allí habrá desaparecido con la casa, o estará penando por la chacra.