Posts etiquetados ‘Brujería’

Los huesos en la Piscina

Los huesos en la Piscina

El Dr V vivía en Pachacamac y por su profesión y años de experiencia, tenía una casa enorme y muchos bienes.

Así como el Dr. V tenía éxito, este también atraía a gente envidiosa. Así fue que un día, el Dr V. fue a darse un baño en su piscina junto a su hijo cuando encontró en el interior dos calaveras: una de un hombre adulto y otra de un niño de aproximadamente la edad de su hijo.

Asustado, pero como hombre de ciencia lejos de pensar en supersticiones, como las que le decían sus empleados y conocidos que vieron el hecho. El Dr. V, solo atinó a llamar a la policia, y estos solo se atrevieron a decir que eran restos sacados de alguna tumba y que sería difícil identificarlos. Por lo que solo pasaron a retirarlos.

Poco tiempo después del suceso, la gente cuenta que el Dr. y su hijo empezaron a enfermar sin razón alguna. El hijo murió primero, y el Dr. V pocas semana después, sin que ningún médico pudiera identificar su enfermedad.

La gente dice que murieron a causa de la brujería. Que gente envidiosa había dejado aquellos restos en sus piscina como parte de algún ritual que les consumiera la vida.
Tía H me contó esta historia. Si tienes una historia igual ¡Compártela!Cuéntame una Historia

Anuncios

la_chica_de_la_curva

 

Cuentan que a veces las personas que mueren de mala forma no saben que están muertas, entonces sucede que para aferrarse a esta vida, y notando que vagan sin sentido, se aferran a una persona con la que se identifiquen o a quien crean reconocer.

Alejandro tenía tan solo 14 año cuando sucesos extraños empezaron a sucederle. Al inicio, creyó que solo eran idean suyas: sábanas jaladas mientras dormía, la sensación de que se acostaban junto a él, que le respiraban en la nuca, etc. Pero las cosas cambiaron cuando la vio: la silueta de una mujer de cabellos muy largos que estaba siempre cerca de él.

Con el pasar de los meses la aparición no solo se conformaba con lo que empezó, ahora también había empezado a consumir la energía de Alejandro de tal manera que logró que bajara mucho de peso, que los ojos se le parecieran volados y que no pudiera conciliar el sueño.

Tanto era el capricho de la mujer por atrapar a Alejandro que un día, cuando Alejandro y su familia salieron de viaje a la sierra, Alejandro pudo verla siguiéndolo en el bus y sintió claramente como sus manos se agarraban de su cuello para no dejarlo ir. Los padres y los hermanos de Alejandro se asustaron y le creyeron cuando pasó esto porque pudieron ver las huellas de las manos de la mujer en su cuello.

La familia volvió de inmediato a su hogar por temor a que algo peor pudiera pasarle al hijo, y de inmediato acudieron a un curandero famoso de la zona, se llamaba Melanio y pese a que era viejo era un experto en practicar mesadas. Melanio pidió a los padres y a un pariente más que fueran pasada la medianoche a visitarlo con el hijo, y tras evaluar al hijo, le dijo a la familia que un espíritu errante de una mujer estaba aferrado a él y que no lo dejaría hasta matarlo. Si querían salvar a Alejandro, la única solución era practicar una mesa, un ritual a través del cual él se enfrentaría al espíritu de la mujer y lo obligaría a irse.

Las mesadas se hacen de noche, y aquella noche fue realizada. El viejo curandero tuvo un enfrentamiento de horas con el espíritu errante, hasta que al final logró que se soltara de Alejandro. Con los meses Alejandro recuperó la salud y el buen ánimo que siempre le había caracterizado.

Hace más de 15 años de aquel entonces. Don Melanio falleció ya hace un par de años, y ahora último Alejandro me cuenta que ha empezado a ver a la mujer nuevamente… ¿Ideas? ¿Realidades? ¿Sugestión? ¿Qué opinan de la historia de Alejandro?

Dibujo obtenido de http://www.elmundo.es

¿Crees que alguien es capaz de hacerte daño con solo desearlo? A lo largo de la historia y de las historias, son muchos los casos donde el tema de la brujería aparece como un asunto que tiene cierto de protagonismo. La brujería es, como su nombre lo indica una “ciencia” por llamarla de algún modo, que tiene como artífices o intermediarios, a brujos, chamanes (entre otros nombres) que han sido contratados por terceros para hacerle algún trabajo a alguien.

Se dice que existe magia blanca y magia negra y que hay muchas formas de ponerla en práctica. No es mi intención hacer un listado de hechizos, aunque se sorprenderían mucho si buscan en Google y entran a algún foro sobre brujería y ven  cómo existe una amplia cantidad de gente que ingresa solicitando hechizos para matar, arruinar o destruir a alguien. Escribe este artículo solo con la intención de abrir el tema y contar algunas historias acerca de esta parte de nuestra cultura que todavía hoy sigue vigente.

Hace poco, comenté a algunos amigos este tema, abriendo la posibilidad de estar “embrujada”, para saber qué me contestaban. Es interesante lo que se pude conseguir con una inocente y hasta un poco ingenua pregunta. El resultado fue este, me empezaron a pregunta acerca de qué elementos me habían obsequiado recientemente, me extrañó la pregunta, pero se sabe que, algunos brujos dan a sus contratantes ciertos artefactos “encantados” o “malditos” que aquellos tienen que regalar a la persona a quien quieren hacer daño (o hacer que llegue  a su poder. Depende del objeto que se regale y del tipo de maldición que tenga es la magnitud del daño que quiere causarse, de tal manera existen objetos que: hacen que alguien le vaya mal en los negocios, mal en el amor, mal en los estudios, mal en general y el peor de todos: el que hace consumirse a la persona hasta la muerte.

Seguí preguntando acerca de cómo podía saber si estaba “embrujada” o si alguien me había hecho un “trabajo”, como le llaman comúnmente al embrujo. Así supe que otras formas de embrujar a alguien es dándole ciertas bebidas o comidas o cosas elaboradas por dichos brujos (por eso me preguntaron si me habían dado algo diferente de comer o tomar). Existen, al igual que con los objetos que se regalan, diferente bebidas o sustancias que provocan una reacción en la víctima. Recordarán un caso bastante sonado en la televisión, acerca de un magnate que fue embrujado por su cuñada hasta consumirse, bueno, en su caso le dieron de comer tierra de muerto (obviamente habilitada mediante un ritual); existen junto con la tierra de muerto otra serie de elementos que también se dan o violentamente o lentamente a las víctimas para hacerles el daño deseado.

Seguí preguntando y otra forma que encontré, para saber sí me había hecho “daño” era saber si se me había perdido algo (la verdad se me ha perdido bastante ropa que parece que se tragara la lavadora). Así me dijeron que a veces los brujos usan ropa de la persona a quien quieren hechizar, en especial para realizar amarres, es común, por ejemplo, en algunos amarres, usar la ropa interior de alguien (a quien se quiere amarrar) para forma un muñeco que se enlaza con una prenda (el que contrata al brujo) y al cual se realizan ciertos rituales (así que cuidado si les falta ropa).

Y una forma más de brujería, o sea para saber si me había dañado era ver si había tierra excavada cerca. Lo que sucede es que a veces los brujos utilizan los llamados “entierros” es decir objetos personales de la víctima que, tras rituales se esconden cerca a la casa del afectado. Y que, al igual que en los casos anteriores, la clase de objeto enterrado, determina, en gran parte el tipo de daño a causar.

¿Te han contando estas historias de brujería? ¿Has pasado por algún caso similar? Obviamente no es mi intención describir rituales mágicos en este artículo (ni que tú los describas), pero qué tal si me cuentas una historia sobre Brujería en tu comentario. A ver qué tan similares son los casos que nos han pasado y cuánto varían en cada parte del mundo.