Posts etiquetados ‘Casa’

¿Qué tal pasaron su año nuevo? Aquí unas ideas de los temas que trataremos este año:

Mentiras (y mitos)que nos dicen las mamás cuando estamos pequeños: El coco, el árbol en la barriga, la mano peluda, “te va a llevar el loco”, “ya lo besó el diablo”, “si haces muecas te va a dar un aire y te quedarás así”, entre otras que siempre nos decía, anda preparando la tuya.

Poltergeits – Seres de energía que creamos sin darnos cuenta.

Mitos de la Selva – Indagaremos hacer de más mito que circulan en la selva peruana

Vírgenes y Señores – Historias sobre el culto a las vírgenes y señores de la Sierra peruana.

Más Casas embrujadas – Historias sobre fenómenos que ocurren en las casas de Lima

Karma – Todo lo que hace se te devuelve cómo funciona el Karma en ti.

Año Chino – En honor al año de la Serpiente de Agua que inicia en febrero.

 

¿Tienes más temas? Déjanos un comentario  y lo anexaremos a la lista de los asuntos que trataremos este año en Cuéntame una Historia

Anuncios

Hace algún tiempo nos reunimos en casa con mi papá y mis primas, entonces surgió una historia muy peculiar que vista a futuro puede causar cierta risa, pero que, a quien le pasa, en el momento, suele ponerle los pelos de punta. Llamo a esta historia el fantasma anfitrión y tiene como protagonista a una de las calaveritas que hay en mi actual casa y que pertenecieron a mi fallecida abuela.

Pues bien, años atrás, cuando mi papá vivía en esta casa y yo todavía ni existía, había un amigo al que le gustaba venir de improvisto a visitarlo para salir a andar por allí. Un día no había nadie en la casa, todos había salido a diferentes sitios y el amigo estuvo toque y toque la puerta. Era tan insistente que en eso alguien le contesta desde dentro y le dice “No hay nadie” el amigo dice “ya (el nombre de mi papá)  no bromees, abre” y de dentro vuelve a responder una voz que le repite “No hay nadie”. El amigo se da media vuelta algo molesto y se va. En el camino se encuentra a mi padre y se sorprende un poco de verlo allí cuando hace poco a creído que le ha contestado desde dentro de la casa.

Mi padre le dice que obviamente no ha sido él quien le contesto, porque no estaba en la casa y que además no había nadie en la casa porque todos habían salido. Vuelven juntos y en efecto no había nadie más en la casa. Al amigo poco le faltó para salir corriendo de la casa y no volver en un buen tiempo. Papá cuenta esta historia riéndose, porque dice que seguramente fue alguna de las calaveritas que cuidaban la casa y que simplemente hacía lo que tenía que hacer: cuidar mientras no hubiera nadie en ella.

Dibujo obtenido de http://www.elmundo.es

¿Crees que alguien es capaz de hacerte daño con solo desearlo? A lo largo de la historia y de las historias, son muchos los casos donde el tema de la brujería aparece como un asunto que tiene cierto de protagonismo. La brujería es, como su nombre lo indica una “ciencia” por llamarla de algún modo, que tiene como artífices o intermediarios, a brujos, chamanes (entre otros nombres) que han sido contratados por terceros para hacerle algún trabajo a alguien.

Se dice que existe magia blanca y magia negra y que hay muchas formas de ponerla en práctica. No es mi intención hacer un listado de hechizos, aunque se sorprenderían mucho si buscan en Google y entran a algún foro sobre brujería y ven  cómo existe una amplia cantidad de gente que ingresa solicitando hechizos para matar, arruinar o destruir a alguien. Escribe este artículo solo con la intención de abrir el tema y contar algunas historias acerca de esta parte de nuestra cultura que todavía hoy sigue vigente.

Hace poco, comenté a algunos amigos este tema, abriendo la posibilidad de estar “embrujada”, para saber qué me contestaban. Es interesante lo que se pude conseguir con una inocente y hasta un poco ingenua pregunta. El resultado fue este, me empezaron a pregunta acerca de qué elementos me habían obsequiado recientemente, me extrañó la pregunta, pero se sabe que, algunos brujos dan a sus contratantes ciertos artefactos “encantados” o “malditos” que aquellos tienen que regalar a la persona a quien quieren hacer daño (o hacer que llegue  a su poder. Depende del objeto que se regale y del tipo de maldición que tenga es la magnitud del daño que quiere causarse, de tal manera existen objetos que: hacen que alguien le vaya mal en los negocios, mal en el amor, mal en los estudios, mal en general y el peor de todos: el que hace consumirse a la persona hasta la muerte.

Seguí preguntando acerca de cómo podía saber si estaba “embrujada” o si alguien me había hecho un “trabajo”, como le llaman comúnmente al embrujo. Así supe que otras formas de embrujar a alguien es dándole ciertas bebidas o comidas o cosas elaboradas por dichos brujos (por eso me preguntaron si me habían dado algo diferente de comer o tomar). Existen, al igual que con los objetos que se regalan, diferente bebidas o sustancias que provocan una reacción en la víctima. Recordarán un caso bastante sonado en la televisión, acerca de un magnate que fue embrujado por su cuñada hasta consumirse, bueno, en su caso le dieron de comer tierra de muerto (obviamente habilitada mediante un ritual); existen junto con la tierra de muerto otra serie de elementos que también se dan o violentamente o lentamente a las víctimas para hacerles el daño deseado.

Seguí preguntando y otra forma que encontré, para saber sí me había hecho “daño” era saber si se me había perdido algo (la verdad se me ha perdido bastante ropa que parece que se tragara la lavadora). Así me dijeron que a veces los brujos usan ropa de la persona a quien quieren hechizar, en especial para realizar amarres, es común, por ejemplo, en algunos amarres, usar la ropa interior de alguien (a quien se quiere amarrar) para forma un muñeco que se enlaza con una prenda (el que contrata al brujo) y al cual se realizan ciertos rituales (así que cuidado si les falta ropa).

Y una forma más de brujería, o sea para saber si me había dañado era ver si había tierra excavada cerca. Lo que sucede es que a veces los brujos utilizan los llamados “entierros” es decir objetos personales de la víctima que, tras rituales se esconden cerca a la casa del afectado. Y que, al igual que en los casos anteriores, la clase de objeto enterrado, determina, en gran parte el tipo de daño a causar.

¿Te han contando estas historias de brujería? ¿Has pasado por algún caso similar? Obviamente no es mi intención describir rituales mágicos en este artículo (ni que tú los describas), pero qué tal si me cuentas una historia sobre Brujería en tu comentario. A ver qué tan similares son los casos que nos han pasado y cuánto varían en cada parte del mundo.

 

En una de nuestras publicaciones anteriores presentamos una de las versiones que circulan acerca de la conocida Casa Matusita. Existe, sin embargo una versión más. Cuenta esta otra historia que en la casa vivía un patrón con sus sirviente. Dicen que aquel hombre era muy despiadado con ellos y siempre los maltrataba, por lo que un día los sirvientes decidieron vengarse.

La historia cuenta que los sirviente, aprovechando que su patrón daría una cena a unos invitados, decidieron colocar alucinógenos en su comida. Así que los sirvientes sirvieron la comida contaminada y se encerraron en la cocina. Cuando el alucinógeno hizo efecto se oyeron gritos desgarradores en el comedor, además de otros ruidos extraños, los sirvientes permanecieron en la cocina hasta que la actividad cesó e ingresaron al comedor pensando que su plan de estropear la cena de su amo habría dado efecto.

Para su sorpresa, cuando entraron a la habitación del comedor, se dieron con un espectáculo aterrador, ya que solo encontraron los restos despedazados de los invitados y de sus jefes que se habían matado entre sí. Los sirvientes, temerosos de la pena que pudieran imponérseles, decidieron quemar la casa, pero esto no logró concretarse y aquellos fueron encerrados en un manicomio.

Conocías esta otra versión de la Casa Matusita ¿No? ¿Conoces alguna más? Pues Cuéntame una Historia

Quinta Heerem

Sin querer di con una Quinta limeña bastante interesante, aquella se llama la Quinta Heeren y se encuentra en la zona de Barrios Altos, en el distrito de Cercado de Lima.

La Quinta Heeren es uno de os vestigios de la Vieja Lima Señorial. Asimismo, esta famosa y bella Quinta es la cuna de mitos y leyendas terroríficas, donde se incluyen a decapitados y aparecidos ¿Quieres saber más?…

La Quinta Heeren recibe ese nombre ya que fue edificada por el ciudadano alemán apellidado Heeren en el año 1880. Pese a que su edificación data de este año, las historias de aparecidos ya rondaban las calles de dicha quinta, ya que, según se cuenta, era común encontrarse, en las noches de luna, con el fantasma de un español decapitado, que recorría la zona arrastrando sus cadenas.

Luego de la construcción de la quinta, fueron apareciendo en el sitio nuevas leyendas, creadas por las historias vividas de sus residentes. Una de ellas narra el trágico fin de un importante comerciante japonés y su familia. Cuentan que aquel hombre era muy acaudalado, pero que lamentablemente, perdió su mercadería que era transportada en dos embarcaciones que naufragaron. En quiebra, a causa de dichosa accidentes, el japonés decide poner fin a su vida mediante un ritual japonés que luego es seguido por su familia. Los residentes, y también visitantes cuenta, que desde entonces es posible oír y hasta ver al fantasma del japonés y de su familia por los alrededores de la famosa Quinta.

¿Tienes alguna historia de Casas Embrujadas? Pues Cuéntanos una Historia

 

Hace meses, por no decir años que dije que escribiría este artículo así que ahí les va.  La Casa Matusita es una antigua casa que se ubica en el cruce de la avenida Wilson con España, en Lima. Esta Casa, actualmente, no tiene residentes en el segundo nivel, aunque el primer nivel es ocupado por una entidad bancaria.

En fin, ahí le va la historia:

Cuenta la leyenda popular que la Casa Matusita fue ocupada años atrás por un japonés y su familia (esposa y dos hijos). Cuenta la historia que cierto día que el japonés regresaba a su casa encontró a su mujer con otro hombre en su propia cama. El hombre, lleno de ira, asesinó a su mujer y a su amante. No satisfecho con su homicidio, fue a la habitación de sus hijos y también los mató. Finalmente él mismo se suicidó. Se cuenta que desde entonces esa casa no ha podido ser habitada con tranquilidad ya que quien la ha pisado, sobre todo en su segundo piso, sale despavorido de ella, ya que todavía permanecen en el lugar, las almas en pena de quienes murieron en ella.