Posts etiquetados ‘leyenda’

Anabelle - Museo Warren

Ya se estrenó Annabelle, y para quienes como yo XD aún no han podido ir a verla, aquí les va la historia de esta muñeca y algunos datitos más que iré soltando.

Anabelle – La muñeca “poseída”.

Disculparán las comillas en lan palabra “poseída”, pero es que realmente no es un objeto que exactamente lo estuviera y a lo largo de esta historia les irá la explicación.

Donna era una joven que se fue a estudiar a la universidad y por ello se tuvo que alejar de casa. Como despedida, la madre de Donna le obsequió una muñeca de trapo (sí, no es la muñeca que vemos en la película), y de hecho es un modelo de muñeca bastante famosa en EE.UU creada con el fin de recolectar fondos para prohibir las vacunas en los niños a causa de que su creador perdió a su hijas tras que esta fue vacunada en el colegio contra la viruela, pero esta es otra historia.

Tras haberle sido obsequiada la muñeca por su madre, Donna viaja para estudiar en la universidad, y se instala en una casa junto con una amiga. Tras instalarse en la casa, Donna empieza a notar que la muñeca empieza a “comportarse de forma extraña”: se mueve de una habitación a otra, aparece en diferentes lugares, en diferentes posiciones, etc.

Pero las travesuras de la muñeca no pararon allí, en la casa empezaron a aparecer notas escritas en rojo donde podían leer mensajes como “Ayúdanos” o “Ayuda a Lou”, además, hasta en una oportunidad, cuando las jóvenes se ausentaron por un tiempo de la casa, al volver encontraron frente a la puerta, en una posición extraña, a la pequeña muñeca con las manos cubiertas de algo que parecía ser sangre. Asustadas por este último hecho, las chicas llamaron a una medium.

La medium a la que llaman, tras realizar un ritual quija, les dice a las jóvenes que la muñeca se encuentra poseída por el espíritu de Annabelle Higgins, quien supuestamente es una niña de 7 años que falleció en el lugar años atrás, cuando aún no existían los departamentos, y que lo único que quería era quedarse en la casa con ellas. Las jóvenes se conmueven con lo que les dice la medium y le dan permiso al espíritu de quedarse en el lugar e interactuar con ellas.

El permiso que le concedieron las jóvenes a la muñeca, a quien entonces empezaron a llamar Annabelle, empeoró las cosas en la casa. Desde ese momento Lou, el novio de Donna, quien no quería a la muñeca en la casa, empezó a tener pesadillas con Anabelle, donde esta lo ahorcaba (y en efecto aparecían las huellas en el cuello de Lou al despertar).

Y un día que la amiga de Anabelle y estaban en la casa, esperando mientras Donna llegaba, oyeron ruidos como de pasos en el cuarto de la joven, cuando fueron al cuarto no encontraron a nadie, sino solo a Anabelle sentada en una esquina. El joven sintió una presencia extraña en la habitación y se acercó a la muñeca para tocarla, de repente, se detuvo porque sintió que algo lo arañaba en el pecho y al descubrirse notó los recientes arañazos.

Como Annabelle había superado los límites de la tolerancia de los jóvenes, y ya que estos estaban bastante asustados con los hechos, mandaron llamar a un sacerdote, quien al llegar a la casa vio la necesidad de llamar a los Warren, unos parapsicólogos y expertos en temas panormales. Los Warren acudieron a la casa de Donna y compañía y les explicaron lo siguiente:

La muñeca no estaba poseída por ninguna niña de 7 años. Aquella, era más bien un instrumento para captar la atención de las jóvenes, ya que lo que realmente sucedía, es que quien controlaba lo que “hiciera” Annabelle, era un demonio cuyo objetivo era posee a Donna.

Los Warren hicieron que se bendijera la casa de Donna y su amiga, y se llevaron a Anabelle a su casa (a un almacén), donde la guardaron, no obstante Anabelle seguía haciendo de las suyas, por lo que fue colocada en una urna, y bendecida por un cura (quien sigue haciéndolo cada mes).

Se dice que quien se burle de la muñeca o la toque en el museo, sufrirá inevitablemente una incidente peligroso.

 

No se olviden seguirnos en Facebook 😉 ya saben Cuéntenme una Historia

Anuncios

Las Jarjachas, son seres de la mitología andina que, a diferencia de los condenados o almas en pena, son realmente personas vivas. Las jarcjachas, físicamente, adoptan distintas formas, según las historias, aunque la más popular es la de mitad hombre y mitad llama. Para que una persona se vuelva una jarjacha, ha tenido que cometer un acto incestuoso.

Las Jarjachas, reciben este nombre, por el peculiar sonido que las identifica “jar-jar-jar” y que es la antesala de su ataque. Se cree que la Jarjacha es capaz de hipnotizar o atraer a su víctima para luego asesinarla.

En ciertas historias, se dice que la Jarjacha no es consciente de que lo es, ya que la transformación se da durante la noche, y en horas del día es una persona normal. También se dice, que en ciertos casos su fin no es asesinar, sino simplemente asustar a los pobladores. Otro mito alrededor de las Jarjachas, es su rasgo de inmortalidad, se piensa que las personas más viejas de una población, cuya edad no puede revelarse, pueden ser unas jarjachas, ya que como estas, nunca mueren por causas naturales.

En la costa, a las Jarjachas se las suele llamar “lloronas”, y suelen caracterizarse por caminar bastante rápido, por lo que es casi imposible atraparlas. Del mismo modo, estos seres, presentan como alas, y suelen vestir siempre de negro.

El mito dice que es recomendable no enfrentarse solo a uno de estos seres, y que si se los enfrenta, es mejor hacerlo en grupo y portando, entre sus utensilios sogas de pelo de llama, crucifijos y armas de metal que asustan a la Jarjacha. Los mitos de captura de Jarjachas en la costa, muestran que estas no logran ser plenamente identificadas. En un caso local, me contaron hace poco, que hace como veinte años los pobladores de la localidad donde vivo atraparon a una “llorona” y la apalearon, al parecer, la llorona logró escapar, pero a todos les pareció muy sospechoso, ver al día siguiente, a una de las mujeres más viejas del distrito, llena de vendas.

La maldición del Niño Llorón. Cuenta la leyenda, que hace muchos años atrás existió un pintos llamado Bruno Amadio. La historia suele decir que Bruno Amadio no tenía mucha fama con sus pinturas, fue entonces que al parecer hizo un pacto con el diablo para que sus obras tuvieran fama; se cuenta que dicha fama empezó a aparecer a medida que comenzó a pintar un retrato conocido como “El Niño Llorón”, una pintura en la que se ve reflejado el busto de un niño que derrama una sola lágrima y que parece adquirir un misterioso resplandor naranja.
Se dice que Amadio, consiguió vender como cincuenta pinturas a ilustres personajes de su comunidad, lo sorprendente fue, que a poco tiempo que las pinturas se colgaron en los muros de las casas de los compradores, la residencia de aquellos ardió hasta consumirse totalmente. lo extraño era, que lo único que se mantenía en pie de la construcción, era el misterioso cuadro del niño llorón.
Se cuenta, que todavía existen cuadros y litografías del mencionado niño, que maldicen a quien los posee, causando incedios en sus propiedades. Lo interesante, es que la pintura no puede ser destruida, porque aunque se intente quemársela, no se consiguen los resultados deseados; se cuenta además que quien trate de destruirla, será maldecido con mala suerte.

Existen personas que cuentan algunas cosas del origen de la pintura, en las que se dice que posiblemente el alma de los niños esté atrapada en los cuadros y que aquellos niños pintados fueron víctimas de Amadio, quien fuera en su época un pedófilo, aunque esto último es un dato sin confirmar.

¿Tienes algún cuadro del niño llorón? ¿Conocías la historia? Déjanos un comentario en Cuéntame una Historia ¿Te animarías a comprar un cuadro así?

He estado leyendo mitos de la llorona y recordando aquellos que se contaban cuando tenía menos edad.  La constante es la misma, una mujer que ha perdido a sus hijos (ya sea porque los mató o los mataron) y que luego se suicida. Lo que pasa después, y lo que genera la leyenda es que periódicamente se siente la presencia de aquella en la ciudad donde se dio su muerte (o la de sus hijos) y se oye su triste lamento de ultratumba “ay mis hijos” o “¿Dónde estarán mis hijos?” para buscarlos.

En algunos mitos, se dice aquella mujer se enamora de un hombre casado y tiene hijos con este, cuando aquel la abandona, ella, despechada, mata a sus hijos y luego se suicida, en pago por su crimen su alma se encuentra condenada a penar por la eternidad. En algunos pueblos, aquella leyenda se remonta a la Época Colonial, pero el significa y la historia del mito es bastante diferente al que conocemos en la actualidad.

¿Te sabes la historia de la llorona? ¿No? Pero si cada pueblo ha tenido en algún momento historias al respecto. En mi distrito, por ejemplo, años atrás por la década de los 70 existían hombre que se disfrazaban y salían a las calles de noche a asustar a la gente de aquella época imitando a este personaje de las leyendas. La gente, según me cuentan mis papás salía corriendo o tenía miedo de salir por toparse con esta “mujer” que realmente era un hombre disfrazado a quien le gustaba jugar bromas a los crédulos. Obviamente la broma de aquellos estaba inspirada en una leyenda popular, que era la de la llorona, un mujer que según el mito recorre las calles (Algunos dicen que los cementerios) buscando a sus hijos. ¿Te sabes la leyenda de la llorona? ¿Cómo se contaba en tu pueblo?

Muy pronto te traeremos la versión que más circula de este mito popular.

Lo prometido es deuda. Ya hemos pasado las fiestas Navideñas y es hora de volver a abrir un tema. Esta vez nuestro tema girará en torno a dos ejes, primero historias de la selva y, segundo, apariciones en el sur del país.

Para empezar te hablaré del Tunche, un personaje de la mitología selvática peruana, del que me habló un amigo.

El tunche es un ser oscuro de la amazonía que tiene la habilidad de adoptar forma humana, en especial de aquellas personas que se pierden en la Selva y con las que el tunche ha entrado en contacto, pero también adopta la forma de personajes cercanos a su víctima.

En la historia de mi amigo, la protagonista era su tía, dicen que ella había estado esperando a que llegara su pareja de trabajar, en eso ve que ya de noche aparece en la entrada de la casa y ella lo hace pasar y comer y luego se van a dormir, al rato ella esucha que de afuera la llaman y oye un silbido. Sale a ver por la ventana y ve a su marido afuera cuando ella acababa de dejarlo en su cama. El hombre de afuera la llama, ella vuelve a ver en su cama, creyendo que quien ha aparecido en la entrada es un espectro y se da cuenta que la persona con quien ella estaba acostada y que tenía la apariencia del marido no está. La mujer baja alarmada junto a su esposo y le cuenta la historia. El marido le dice que acaba de llegar que se había demorado en el camino y que seguro quien había estado cenando y durmiendo a su lado era el Tunche que había querido engañarla para llevársela y que no podía ser otro puesto que había desaparecido y se había identificado por el silbido.

Ahora cuéntame una historia sobre la versión que tienes del Tunche

En el artículo anterior, les conté dos historias sobre condenados, la primera recopilada de un relato de Arguedas, la segunda de mi experiencia personal, bueno una historia contada oralmente.  Ahora les hablaré un poco más sobre los Condenados para que puedan saber a qué tipo de alma en pena me refiero.

Como adelanté en el artículo anterior los condenados a los que me remito son unas entidades más conocidas en la zona andina de mi país, posiblemente también se los conozca como tales en las zonas andinas de Bolivia u otros paises sudamericanos.  Estos personajes son muertos que vuelven para llevarse consigo o a las personas con quienes cometieron el pecado terrible que los obliga a ser condenados, o en algunos casos son seres que mendigan buscando a alguna víctima que pueda ocupar su lugar dentro del caos en el que se encuentran, para que un vivo ocupe el lugar del condenado, el condenado debe sorberle los sesos. El la cosmovisión andina se cree que es en los sesos donde se encuentra el ánima, aquello que da movimiento al ser humanos: vitalidad.

Pueden hacerse muchas cosas para evitar caer ante un condenado, entre ellos, hacer como el personaje de mi segundo relato y rezar o soltar insultos mientras se suena un instrumento metálico como un cuchillo,  también se puede usar pelo de llama, aunque en este momento no recuerdo cómo, luego también se puede salvar de este ser estando en parejas  de cuatro personas (El condenado es un agente del caos en la cosmovisión andina, el número cuatro es el número del orden, así que es la mejor arma contra el caos).

El Condenado suele aparecer de noche o cuando la tarde se está yendo comúnmente no tiene voz en la distancia y sí en la cercanía. Suele tener la cara cubierta, si se la ve esta suele ser una calavera o estar llena de gusano o ser la de un rostro en descomposición. El condenado suele andar por caminos desiertos o despoblados. Siempre suele versele como llevando una carga muy pesada – es el peso de las culpas que cometio en vida.

Ahora sí ubicaste las historias de condenados que queremos? cuéntame una historia dejando un comentario.

Mira también nuestro artículo sobre Condenados

Es un artículo de https://cuentameunahistoria.wordpress.com/