fantasmaNo solo las leyendas y mitos nos interesan sino también las experiencias de gente común y corriente, experiencias que no tienen explicación, o por lo menos que en el momento no se le encuentra sentido. Hace unos días mientras iba al cementerio a poner flores con mis primas F, quien es profesora de un colegio en Punta Negra me contó una historia, o mejor dicho algo que suele pasar en esta institución y que nadie sabe explicar. Titulo esta historia: El fantasmas del colegio.  wendywongwriter.com

J es un niño común y corriente, o al menos eso parece. El problema es que J falta mucho al colegio porque para enfermo. J es flaco, muy flaco y debilucho, pero es un buen niño y aunque lo que contaré no le pasó a J, sí le ocurrió a alguien que trató de proteger a J de algo que aún nadie puede explicar.

Un día que J sí acudió a clase, mientras su profesora dictaba la clase, algo extraño pasó, una extraña luz se iba acercando a J lentamente. No había sitio desde el cual la luz se aproximara al alumno y la profesora, teniendo un mal presentimiento decidió evitar que la luz lo atrapara, corrió hacia J para alejar la luz de él,y entonces algo extraño sucedió: una extraña fuerza la detuvo. Ella, a quien llamaremos H se quedó paralizada frente a J como si extrañas manos la atraparan de los brazos y piernas y algo le cerrara la boca. H no podía hablar ni moverse y se quedó así delante de todos sus alumnos, delante del débil J.

H cuenta que empezó a maldecir para que la soltaran las manos invisibles que la tenían sujetas hasta que se sintió liberada. Cuando se pudo mover, vio que todos los alumnos la miraban asustados, incluso J. H se disculpó por las malas palabras que había dicho, pero los alumnos le dijeron que ella no había dicho nada, que solo la habían visto quedarse paralizada, como detenida por alguien o algo por unos minutos. La profesora contó a los alumnos por qué se había acercado y ellos contestaron que era normal, que esa luz siempre estaba persiguiendo a J y que andaba usualmente por aquel salón.

Lo extraño no termina allí. A H, luego de este suceso le siguieron pasando algunas cosas raras. Otro día que dictaba clase, y escribía en la pizarra, sintió que algo pasaba detrás de ella y le levantaba el cabello como jugando. La mujer no quería voltear pero tuvo que hacerlo ante el susto de sus alumnos quienes le pasaban la voz para decirle lo que le estaba pasando, ella solo se limitó a decir: Sí, ya sentí que están levantándome el pelo.

El colegio de Punta Negra sigue funcionando y cosas extrañas siguen pasando en aquel salón. Pronto tendremos más historias que contar de este lugar.

Escrito por: Wendy Wong Writer

¿Tienes más historias? Anímate a escribirnos en un comentario o a mi correo: servicios@wendywongwriter.com

No dejes de seguirnos en nuestro Facebook

 

 

Créditos Foto: Ahora sé (blog)

Créditos Foto: Ahora sé (blog)

Debo confesar que tengo un interés muy fuerte por las reliquias sagradas. Objetos a los cuales se les atribuye un poder o características especiales y que si acaso cayeran en las manos equivocadas, grandes desgracias podrían caer en el mundo.

Muchos de estos objetos son parte de mitos, leyendas e historias de conspiraciones. Sin estos objetos no existirían películas y libros de éxito como El Código Da Vinci, entre otros que se inspiraron en estas piezas mágicas de la historia.

A lo largo de los tiempos, ambiciosas personas han tratado de conseguir estas piezas sagradas como la lanza de Longinus, el Santo Grial, e incluso el Anillo de Salomón. De hecho se sabe que por lo menos una de estas piezas fue adquirida por Alejandro Magno y Hitler, pero esa es parte de otra historia.

Me interesa hoy hablar un poco sobre el anillo de Salomón, y algunas de las leyendas que giran alrededor de esta pieza que tiene el poder de controlar a todos los demonios, a propósito de ahora que están de moda serie como El Exorcista de FX.

Para empezar diré que no hay evidencia bíblica de la existencia del llamado “Anillo de Salomón”, pero por inferencia lógica, Salomón al haber sido un rey debió haber poseído un anillo propio con su sello característica, así que de que tuvo un anillo lo tuvo aunque no podamos decir también si es cierto todo lo que se dice de él.

Las historias sobre el mágico anillo del rey salomón, el rey más sabio de la Biblia, surgieron en la edad media, en unos textos hallados en esta época, y por diferentes detalles en los manuscritos se piensa que son posteriores a la existencia de Salomón e incluso al nacimiento de Cristo por lo que se duda de su veracidad, aunque suelen ser textos sumamente interesantes a nivel estilístico. En fin, en dichos textos se cuenta que el arcángel San Miguel se apareció al monarca y le obsequió un anillo de poder, que le permitiría no solo tener sabiduría sino también control sobre todos los demonios.

El mito cuenta que uno de los primeros demonios que logró dominar Salomón fue Asmodeo quien se dice tuvo la orden de construir el templo en un día, siguiendo las órdenes de su captor. Sobre Asmodeo y Salomón hay diferentes leyendas, entre aquellas, una en la que este demonio logra engañar al monarca y ocupar su lugar (es decir se hizo pasar por él por 3 años) hasta que Salomón logro recuperar el trono volviéndose realmente el rey más sabio de la Biblia.

¿Conocías esta leyenda? Como te contamos, muchos dicen que la leyenda surgió en la edad media y que los diferentes textos sobre demonología que se atribuyen a Salomón, datan de esta época por lo que definitivamente no serían suyos. El tema del anillo de Salomón es seguido mucho por ocultistas, los cuales tienden a hacer réplicas de la joya para así dotarse de los poderes que esta otorga, entre ellos: el control sobre los demonios.

 

Redacción: Wendy Wong Writer

Créditos: Darksoul - pixabay

Créditos: Darksoul – pixabay

Existen muchos mitos y leyendas que giran alrededor de los espejos. Y es que estos han sido por años elementos que se han ligado al mundo de los espíritus. En algunos países cuando el miembro de una familia muere, todos los espejos de la casa donde será velada esta persona son cubiertos, y esto se hace para que el alma del muerto no quede atrapada en ellos por toda la eternidad.

Las historias de los espejos no se limitan a esta simple creencia. Como parte del mito de que los espejos atrapan el alma de los fallecidos, también existen mitos sangrientos como el de Bloody Mary (María Sangrienta), muy popular en EE.UU y el mito de 9 veces Verónica, popular de México.

En ambos mitos, ambas mujeres, Bloddy Mary y Verónica son invocadas a través del espejo, la primera nombrada 3 veces, la segunda, como el mito indica: 9.

En ambos casos, tras la invocación, la mujer aparecerá para asesinarte. En el caso de Bloddy Mary al instante, usualmente con unas tijeras tras salir del espejo. E

n el caso de Verónica, esta aparecerá detras de ti para llevarte con ella.

¿Conocías estos mitos sobre los espejos? ¡Cuéntanos una historia!

#espejos#mitossobreespejos#mitos#leyendas#bloddymary#9vecesverónica

Redacción: Wendy Wong Writer

La Cuda

Créditos: Enrique Terrones

Enrique Terrones nos contactó para que podamos contar parte de aquellas historias increíbles que ha podido experimentar como parte de su trabajo como militar. Enrique nos cuenta en esta oportunidad su experiencia con “LA cuda” Debo aceptar que no sabía sobre este personaje mítico de la sierra del Perú.

Dicen que la cuda es una mujer que suele aparecerse a los hombres, especialmente, para atraerlos a la muerte. Ellos suelen rendirse ante sus encantos y terminan muertos por seguirla. Hay otros, que conocedores de sus habilidades saben cómo enfrentarla. Una de las formas de hacerlo, según las leyendas sobre la cuda es hacer una cruz en la piedra con un machete o cuchillo (un objeto de metal con filo), también se escapa de La Cuda si el ladrido de un perro la aullenta.

Conozcamos la historia de Enrique Terrones sobre “La Cuda”

Mi profesión es militar, y por esta carrera he estado en los lugares más recónditos de nuestra tierra, he conocido lugares, personas, animales de toda clase. Por esta misma profesión también he pasado penurias, cansancio, sueño, pero nada comparado con el siguiente relato, que seguramente sorprenderá a muchos, y hará sentir a los conocedores de leyendas y mitos que aún no se conoce del todo lo que acontece más allá de lo que pueden ver nuestros ojos.
Era el año 2,005, no recuerdo exactamente el día, y yo había llegado ya hace varios meses a trabajar a una unidad del Ejército del Perú, en el Centro Poblado de Mesones Muro, cerca del Puerto fluvial de Imacita, en el Departamento de Amazonas. Me había acostumbrado a tener luz eléctrica solamente desde la siete hasta las diez de la noche, me había acostumbrado a dormir escuchando las pequeñas ranas que ofrecían su croar durante las noches oscuras o de luna en la selva misma, estaba adaptado a la vida en la selva, que si bien es cierto no ofrecía las comodidades de una urbe, pero tenía lo necesario para poder vivir tranquilamente.
Para los que no conocen la selva peruana, es una mezcla de misterio y terror por los grandes bosques que albergan mucha vida, el caminar en lugares donde ni siquiera el hombre a puesto un pie, a veces resulta excitante y reconfortante al respirar aire puro y estar lejos del ruido atroz de las calles de Lima y otras ciudades. La selva es un paraje que a los más valientes ha detenido, y que a otros ha mostrado su misterio, como me sucedió a mí.
Como les dije al principio no recuerdo el día, pero nos habían invitado a participar en un campeonato relámpago de fulbito en una comunidad nativa llamada KUSU CHICO, cerca de la estación N° 6 de Petroperú. Estas comunidades nativas se caracterizan por tener gente de extrema pobreza que saben aprovechar lo que la tierra les ofrece, era una fiesta total, los partidos, la gente se había emocionado de vernos llegar a participar ya que muchos estos pobladores también habían realizado el servicio militar en años atrás y el trato era muy especial hacia nosotros, como si fuéramos los invitados estrella del campeonato.
Este campeonato duró aproximadamente seis horas entre goles y pitazos, partidos de honor por aquí por allá, al promediar las ocho de la noche el capitán más antiguo, jefe de la delegación de nueve hombres del Ejercito, mando reunión y procedimos a despedirnos del APU, quien era el jefe máximo de la comunidad nativa, agradeciéndole la hospitalidad que nos había brindado, ofreciéndonos una camioneta para poder regresar al cuartel que se encontraba más o menos a seis kilómetros de donde nos encontrábamos, rechazando dicha oferta, el motivo hasta ahora lo desconozco.
El camino de regreso era de aproximadamente una hora y media, entre carrozables y montes de selva oscura y tenebrosa, que seguramente haría desafiar la mente del más valiente soldado. Caminando por entre las penumbras y en una conversación que no era más que del campeonato, y los goles anotados por los cracks del cuartel siempre mirábamos hacia atrás, a ver si alguien se quedaba o si venían en nuestro encuentro, ya que es normal cruzarse con gente del lugar, sin embargo esa noche por alguna razón nadie cruzo nuestro andar, el caminar era solitario, solo los nueve hombres en medio de la carretera más desolada que jamás había sentido, se distinguían los sonidos característicos de las ranas, los grillos y demás insectos voladores y rastreros de la noche selvática, muy raro.
A la mitad del camino, pudimos distinguir un primer grito que creo duro milésimas de segundo, un grito con mucha angustia, mucho dolor, un grito que paralizo a todos, deteniéndonos automáticamente, podía sentir la respiración de mis compañeros, que se tornaba cada vez más marcada. El sonido aterrador provenía de cerca de unas plantaciones de arroz que se encontraban por el camino, pero no podíamos distinguir de donde, este grito mezcla de llanto, dolor y desesperación cada vez se hacía más prolongado y fuerte, como si se acercara hacia nosotros en forma estrepitosa, sé que nadie pudo reaccionar inmediatamente porque la sensación de escuchar ese sonido era de terror, particularmente se paralizaron mis brazos y piernas, creo que a los demás también, no entendía el sonido, trataba de alguna manera asociarla con animales de la zona, pero no daba con la respuesta.

El segundo grito provino de alguna parte mucho más cerca, que parecía que estaban a nuestro lado, era aterrador el momento, un soldado reacciono y dibujo rápidamente un circulo alrededor nuestro, dijo que nadie saliera de el, ya que estábamos en peligro. Mi incertidumbre se agrandó más al escuchar al soldado, no comprendía lo que estaba sucediendo, me preguntaba si era verdad lo que estaba escuchando porque era la primera vez que tenía esta experiencia tan terrorífica.
No les podría decir si pasaron minutos, segundos escuchando este grito, lo que les diré es que me parecieron eternos, infinitos, inagotables, mientras pensábamos que sucedía a nuestro alrededor, el soldado comenzó hablar en su lengua nativa, el aguaruna, no entendíamos absolutamente nada de lo expresaba sin embargo la sensación era de una oración por nosotros o algo parecido, y como por arte de magia el llanto cesó.
Recuerdo haber estado parado largo rato habrán sido diez a quince minutos, nadie hablaba nada, nadie ni siquiera atinaba a murmurar algo, hasta que el soldado que había “salvado nuestras vidas”, con una palabra mágica dijo: Sigamos…..
Habremos llegado al cuartel, nadie dijo nada, nadie pronuncio nada, lo único que recuerdo es haberme quedado hasta el amanecer junto al oficial de guardia haciéndole compañía , igual que todos los jugadores de aquel memorable campeonato de fulbito. Enrique preguntó a uno de los soldados, al llegar al cuartel qué había sido aquella criatura que gritaba “fue La Cuda, mi teniente”, contestó el otro “fue La Cuda”

 

Relato original de Enrique Terrones Suárez  –

Edición: Wendy Wong Writer

El texto fue enviado al fanpage de Cuéntame una Historia. Gracias Enrique por compartir tu historia con nosotros. (ver texto original)

 

Mi cuñada es de Piura y a veces me cuenta historia de por allá. El Perú es sumamente interesante. Este mito de Piura es de un pueblito alejado, al que solo se puede llegar si tienes movilidad particular.

Dicen que en este pueblo, que está cargado de energía y cuyo nombre prometo volver a consultar, hay una cáida de agua o una fuente de agua. Los guías locales cuentan que si vas solo, es posible que se te aparezca una mujer, que es el espíritu que custodia ese lugar. Si la ves, te preguntará qué deseas y puedes pedirle cualquier cosa. Cuentan quiens han sido afortunados de verla, que si su deseo es pedido desde el corazón, este se cumplirá.

 

Hay muchas más leyendas de esa zona, las averiguaré para ustedes.

¿Tienes más leyendas o mitos de Piura? Compártelos con nosotros.

 

#mitosdepiura

 

La noche había estado pesada, y las niñas se habían quedado solas al cuidado de la hermana mayor y un primo. Mientras las niñas dormían, los dos primos mayores continuaban en la sala viendo televisión, en eso, el primo, que no vivía en la casa, decide subir a ver cómo están las niñas ya que ha oído ruidos en el segundo piso. La prima decide acompañarlo y ambos suben.

Cuando abren la puerta de la habitación de las niñas, algo extraño sucede, el cabello de una de las niñas se encuentra ligeramente levantado y cuando ven bien, pueden ver una figura incorpórea peinando los cabellos de la pequeña.

Se asustan y tiemblan, pero cuando quieren gritar, la figura se les acerca hasta ponerse frente a ellos y les dice “Váyanse”. Los niños, asustados, salen corriendo y se encierran en una de las habitaciones esperando el regreso de los padres.

En la habitación, la muchacha le cuenta al primo que esas apariciones son comunes en la casa, y que siempre hacen cosas como la que acaban de ver. Desde ese día, el primo no vuelve a quedarse a dormir en casa de sus tíos, ni prolonga sus visitas más allá de las 9 de la noche, por si acaso la mujer que peinaba a su pequeña prima se le vuelva a aparecer.

¿Te sorprende? Historias como estas tienen todos. Esta es la historia de un alumno de mi prima, que vive en Punta Hermosa. Si tienes más historias como estas ¡Cuéntanosla! Cuéntame una Historia

© Wendy Wong Writer

Las historias de fantasmas siempre se han encontrado entre mis favoritas, y es que es difícil encontrar alguna persona que no tenga una que contar. Hoy fue una velada entre primas y obtuve historias nuevas. Titulo esta historia “El niño en el camino”

niño_oscuro

G trabajaba hacia muchos años en el club de la U que se encuentra en un camino desde la Antigua Panamericana Sur, o al menos así lo recuerdo.

Cuando querías ir al club, antes de llegar a sus atractivos, tenías que caminar por un largo camino desolado hasta dar con el control de seguridad, en ese trayecto algo extraño le pasó a G.

©wendywongwriter

Terminaba el turno de G y era de noche, pese a que era verano, un extraño frío se sentía en el ambiente. G y su hermana, junto a una amiga, estaban en el sendero a las cabinas de seguridad y en el trayecto se separaron por aproximadamente 3 minutos, tomando G la delante.

En eso, mientras G caminaba, vio venir en el camino a un niño. Intrigada G saludó al niño, quien muy educadamente le devolvió el saludo y se detuvo a conversar. G, preocupada porque un niño pequeño andara tan tarde por aquel desolado lugar le preguntó ¿A dónde vas?, a lo que el niño contestó: A mi casa. G, quien aún sigue siendo algo distraída se despidió diciéndole, “Ok, pero ten cuidado, es muy tarde”, tras ello, el niño simplemente se despidió y siguió caminando en dirección opuesta a G, por donde venían su hermana y la amiga.

G decidió quedarse en ese punto del camino hasta esperar que su hermana y su amiga la alcanzaran. Cuando dieron con ella les preguntó ¿Vieron al niño?, a lo que estas contestaron -¿Qué niño?. G explicó entonces lo que acababa de pasar y las tres muchachas apresuraron su camino hacia las cabinas de seguridad para avisar de la presencia de un niño en esa zona. Cuando llegaron los de seguridad les dijeron que lo que habían visto era una aparición típica del lugar que a veces solía interactuar con los visitantes y que solía hacer presencia cuando la noche caía y menos gente había en el sendero. Las jóvenes dudaron, pero no pudieron seguir replicando cuando el de seguridad les cuestionó – ¿Si hubiera sido un niño real no creen que ustedes también lo hubieran visto? si es el único camino que hay por esa zona.

Si tienes alguna historia similar, no olvides compartirla. Síguenos también en nuestro fanpage.

 

Los huesos en la Piscina

Los huesos en la Piscina

El Dr V vivía en Pachacamac y por su profesión y años de experiencia, tenía una casa enorme y muchos bienes.

Así como el Dr. V tenía éxito, este también atraía a gente envidiosa. Así fue que un día, el Dr V. fue a darse un baño en su piscina junto a su hijo cuando encontró en el interior dos calaveras: una de un hombre adulto y otra de un niño de aproximadamente la edad de su hijo.

Asustado, pero como hombre de ciencia lejos de pensar en supersticiones, como las que le decían sus empleados y conocidos que vieron el hecho. El Dr. V, solo atinó a llamar a la policia, y estos solo se atrevieron a decir que eran restos sacados de alguna tumba y que sería difícil identificarlos. Por lo que solo pasaron a retirarlos.

Poco tiempo después del suceso, la gente cuenta que el Dr. y su hijo empezaron a enfermar sin razón alguna. El hijo murió primero, y el Dr. V pocas semana después, sin que ningún médico pudiera identificar su enfermedad.

La gente dice que murieron a causa de la brujería. Que gente envidiosa había dejado aquellos restos en sus piscina como parte de algún ritual que les consumiera la vida.
Tía H me contó esta historia. Si tienes una historia igual ¡Compártela!Cuéntame una Historia

“O” no suele tenerle miedo a la oscuridad, ni a los fantasmas, y eso que de joven tuvo que pasar indirectamente por hechos bastante extraños relacionados con hechizos y magia negra, pero pronto empezaría a temer.

Eran las 3 de la mañana, la hora favorita de los demonios para hacer sus apariciones; y “O” dormía tranquilamente. Por cosas que pasan “O” abrió los ojos y vio frente a él, en el aire, unos pequeños pies.

Con temor, “O” fue levantando la mirada hasta darse cuenta que frente a él se encontraba el cuerpo de una niña de cabellos largos colgando. “O” quiso gritar asustado pues no habían niños y menos niñas en su casa.

Se paró de la cama, corrió a prender la luz y la niña colgada había desaparecido. Aquella noche “O” prefirió dormir en la sala a en su habitación por si la niña volvía a aparecerse.

¿‪#‎Sueño‬? ¿‪#‎Aparición‬? ¿‪#‎Fantasma‬?

La niñita de la casa de “O” se ha seguido apareciendo a diferentes personas. ¿También tienes historias como esta?
Cuéntame una Historia

hospital-555092_1280

 

X es enfermera y en ocasiones tiene historias interesantes para mí que me traen recuerdos de algunas historias que la gente cuenta. La última historia de X me recordó ese mito que dice que los muertos tardan 3 días en irse de este mundo definitivamente, es decir que luego de muerta una persona su alma no termina de irse de esta tierra hasta tres días después ¿Lo habían oído? Les contaré la historia de X.

Aquel día, X como enfermera, atendía a pacientes terminales de cáncer en el hospital en el que trabaja, uno de los más conocidos de Lima. X le dio aquella vez al paciente una dosis  (indicada por el médico) para prácticamente sedar al paciente y que no sintiera dolor durante su agonía. Tras administrar el cóctel de medicinas los familiares del paciente ingresaron a la habitación para despedirse y X estuvo atenta hasta el final pues era su deber. La despedida fue muy cruda y X no pudo evitar conmoverse. Los familiares se fueron y el paciente siguió profundamente dormido.

A los pocos días el hombre con cáncer terminal falleció y X no se enteró sino hasta la noche de su guardia, un día después de su muerte. X descansaba unos minutos de su guardia en un cuarto especial que tienes para las enfermeras en aquella clínica. En los quince minutos que tenía de descanso hasta hacer su nuevo recorrido, X pudo sentir una extraña respiración en su oído. Era de madrugada y no había nadie más en la sala de descanso y X tuvo la sensación de que se trataba de aquel paciente que había visto ser despedido. X, conocedora de las enseñanzas de su abuela, sobre espantar fantas, dijo algunas lisuras y ordenó al extraño ser retirarse. Acto seguido, X se paró, fue hacia la puerta del descanso y “Zas” La puerta se abrió de golpe y una de las técnicas apareció empujando con fuerza.

La técnica se disculpó por haber golpeado a “X”, pero “X” se extrañó porque realmente no la había lastimado ya que se encontraba a algunos metros aún de ese lugar del área de descanso. La técnica entonces se extrañó y dijo que había estado tratando de abrir la puerta por varios minutos y viendo que no podía había empujado y habría jurado que había chocado con algo antes de terminar de abrirla.

 

X supo que al día siguiente el suceso se repitió con otra enfermera que tuvo el turno nocturno. Un día después del tercer día de la muerte del paciente, X tuvo una nueva guardia nocturna y nada extraño pasó esta vez en la sala de descanso para enfermeras del hospital, el espíritu aparentemente, ya se había marchado.

 

¿Conoces historias similares? Cuéntame una historia